01 diciembre 2005

La llave de mi alma (relato completo)

Con el beneplacito del padre del texto, y una ligera capa de barniz, aqui esta el relato.

Consultó todos los textos que pudo y sólo encontró referencias al Señor de los Sueños. El rey eterno capaz de modificar la existencia real. Un señor que no sirve a nada ni a nadie. Y esa era su única esperanza. Así pues se transformó en la encarnación de la melancolía y vagaba sin rumbo huyendo de los ladrones de almas. Tenía miedo incluso a ofrecer la llave de su corazón pues nunca podría verificar los resultados de un forcejeo en la cerradura. por este motivo fué un hermitaño en su mundo de soledad. El Señor de los Sueños no concede fácilmente audiencias. Según los expetos hay una cosa que puede permitir esa reunión, tenía que probarlo, alimentó los sueños de todos sus conocidos. Durante meses y meses le proporcionó historias al Señor de la Noche y por fin conseguió una audiencia. El resultado:- "Es más interesante para mi reinado conocer a una persona que es dueña de tres almas que ayudarte a ti a recuperar tu preciosa llave. ¿Quieres ver los fastuosos sueños de ella? ¿Quieres conocer las últimas transformaciones de tu alma? Podría encargarle a Dorian que te dibujase un retrato"… Salió huyendo como un loco. El señor de los Sueños puede ser aterrador e incluso cruel. Pero aprendió a gobernar las noches. Existen parcelas de poder que ni él mismo puede atravesar y para una persona que se ha entrenado tan duramente en ser hermitaño no es demasiado difícil usar su voluntad para alejarlo. Creó miles de laberintos sin respuesta para que no pudiese alcanzar su santuario y desde la cima del mismo podía contemplar todas las noches como morían seis o siete minotauros que buscaban la entrada. Percibía su enfado y no entendía el motivo.
--------------------

No podía esperar, no quería esperar más, llevaba demasiado tiempo fuera de casa, huyendo de todo y de todos. Anhelaba, más que nada en el mundo, volver a ver a los suyos. Era casi de noche cuando echó a correr colina abajo con ansia, inconsciente de su propia desesperación. De lo inoportuno de sus actos. Finalmente, vencido por el cansancio y las dudas que le atormentaban, se sentó. Sus pupilas se perdieron entre el reflejo de la luz en las ventanas. Entre el trajín cotidiano que casi había borrado de su memoria. Entre lagrimas de impotencia, sujetando en su mano la llave que jamás había perdido, se durmió.
------------------------------
El primer rayo del alba bañó con su luz tímida el cuerpo inmovil. Bajo las raídas ropas, fruto del tiempo en soledad, su búsqueda había concluído. Nunca más volvería a cruzar la frontera que separa el miedo a la soledad, del letargo sombrío. Pero tampoco era posible volver atrás. Había muerto la inocencia, la duda, incluso el dolor. Recuperó aquello que había perdido, pero ya no encajaba en su vida, su historia reciente pretendía dar un giro imposible.¿Cómo se olvida el infierno? ¿Que aporta el sentir anodino de los que abandonas en tu marcha, con la profunda certeza de poder recuperarlos en un futuro cercano?
..................................
Pasaron los años. Nadie recordaba ya las historias que contaban los ancianos. Viejas supercherias que hablaban de un hermitaño, que moraba por los bosques. Un ser huidizo y peligroso al que todos temían, aliado de padres con niños revoltosos a los que atemorizar con cuentos de moraleja facil. Sin embargo, nadie fué capaz de explicarme porqué, a pocos metros de la aldea crecía un almendro que tenía flores todo el año. Blancas, de una pureza que lastimaba las retinas con su reflejo. Tampoco sabian desde cuando estaba allí, inmune al paso del tiempo, el frío o el fuego. Imperturbable enigma, escondite de un secreto por todos olvidado.

2 comentarios:

kuching dijo...

No hay padres en los textos. Creo que son hijos bastardos que tienen que luchar por encontrar su lugar en el mundo. Gracias por educar a este bastaro descarriado.

Escribimos más?

RKL Archer dijo...

Vamos a crear una ONG para textos descarriados.

Yo creo que si tienen, si no padre, al menos madre. Por lo menos a mi, hay textos que me cuestan un parto. XD

Los vamos a escribir todos!