31 diciembre 2005

Memorias de un amnésico

3 puesahoraquelodices


Atrás dejo un año convulso, sumido en los cambios y en la liberación. Del que entra, espero la consolidación de los logros que, gracias a los que me rodean fuí capaz de llevar a cabo sin desfallecer en el intento.

No hace mucho, alguien escribía una nota referente a esas libretas "enigma", que pueden suponer un auténtico jeroglífico si te cogen fuera de juego. Bueno, por lo menos es divertido intentar descifrarlas.

Hay otras notas, por el contrario, que no olvidas por más que lo intentas. Y cuando revisas la vieja agenda, esa que vas a dar boleto en el plazo máximo de una semana, te das cuenta en qué has perdido el tiempo ultimamente.


Mi ritual del dia 1 de Enero, ese día en el que la mitad del mundo está de resaca, solía ser habilitar mi nueva agenda. Nuevecita, impecable, en blanco, igual que el año al que representa.

Esta vez quisiera sonreir cuando, con el lomo vencido, la revise por última vez. No me importa cómo va a empezar el año. No del todo. Quizá para algunos sea una herejía trabajar en Nochevieja. Para mi la herejía ha sido no poder elegir nunca lo que iba a hacer durante esa noche porque los compromisos me ahogaban. Compromisos que no me había buscado, ni entendía por qué los había de satisfacer.

Esta vez quisiera elegir hacer de mi capa un sayo,
por pura diversión. Quisiera llenar las páginas de mi diario con los libros que he leído, las peliculas que he visto, los amigos con los que me he reencontrado y desde cuantas partes del planeta he visto una puesta de sol.

Cuando acabe el año, quiero recordar cuántos restaurantes regentados por lenguas-de-trapo, me han provocado una indigestión. :)

Quiero recuperar la inocencia.

29 diciembre 2005

El talento de Mr Scrooge

0 puesahoraquelodices

San Esteban no es un buen dia para morir. Mucho menos para saltar al vacío desde la habitación de un hotel. No, definitivamente no me parece una buena idea.

No me parece una buena idea amargar el día a personas que no están preparadas para soportar algo así. No me parece correcto. No me parece bien que el cuerpo se pase tres horas desparramado en la acera, cubierto con lo primero que un empleado novato encontró. Menuda inocentada.

Me parece algo muy feo hacer pasar por esto a quien no tiene culpa, resulta muy desagradable que nadie se preocupe de cómo algo así puede afectar a las personas que lo viven.

Me resulta horroroso, que la primera pregunta que sale de los labios de la dirección es si la habitación estaba pagada.

Bienvenidos a la ciudad de la indolencia.

21 diciembre 2005

Vamos a ponernos serios

2 puesahoraquelodices


Desde que tengo uso de razón, en mi casa, cada año hubo un calendario de mesa que mi madre compraba religiosamente. En el dorso podía leer "Asociación de artistas pintores con la boca y con el pié". Siendo muy niña, en mi inocencia, le pregunté por qué lo hacían así en lugar de con las manos. Su respuesta fué "porque no tienen, o no las pueden usar". Se me cayó el alma a los pies.



Pasado el tiempo, cuando me dejaba ayudarla a rellenar las decenas de postales que enviaba cada año, descubrí que tambien las postales pertenecian a la misma asociación. Creo que esas postales engloban sus dos perdiciones, la pintura y el afan de superación.

No compadecer, es su lema. A veces nos lamentamos de lo desgraciados que somos y de la penita que nos damos. Nos quejamos de lo cruel que es el mundo, de lo injusta que es la vida con nosotros y de lo impotentes que nos sentimos. Me da por pensar... nos tendría que pasar algo así para que nos pusiesemos las pilas? El ser humano se crece ante la adversidad? O es que la autocompasión del que lo tiene todo resulta una postura cómoda?


Moraleja:
mis deseos para estas fiestas, que le echemos todos un par de huevos, a lo que sea que se los tengamos que echar.

Agur


18 diciembre 2005

La locura del conde

7 puesahoraquelodices

Hace un par de dias, comiendo en uno de esos sitios a los que solo voy cuando me veo obligada por las circunstancias, me vi ante una escena, que si bien no fué buscada por mi parte, solo podría ignorar saliendo del maldito fast food.

Dos mujeres en la mesa previa a la mia intentan salir por un hueco diminuto. No piden permiso, no piden paso, solo empujan con las caderas las sillas ocupadas sin mediar una sola palabra. En uno de los empujones, la mujer de mayor edad, unos cincuenta, derrama una taza de leche que llevaba en la bandeja. La leche derramada va a parar a un abrigo de serraje.

La dueña del abrigo ve el estropicio y es en ese preciso momento cuando la culpable se digna a soltar su bandeja y cojer unas servilletas de papel para intentar limpiar la mancha.

Hasta aquí otro desafortunado accidente motivado unicamente por la falta de civismo. Pero el orgullo humano tiene fronteras que no alcanzamos a ver. Absurdamente lejanas. Muros estúpidamente altos imposibles de saltar.

Tras un momento de paz, relativa si tenemos en cuenta el hecho de estar rodeada por unos tropecientos adolescentes en su hora de la comida, volví a mirar la escena del abrigo lleno de leche. Mis oídos, cotillas, se centraron en aquel nimio teatrillo del mundo.
- No se que mas quiere que le diga, ha sido un accidente, y un accidente lo puede tener cualquiera.
- Oiga, me acaba de manchar el abrigo y solo se le ocurre decirme que ha sido un accidente? Que qué mas quiero? Pues que me pague la tintorería! Me lo ha dejado hecho una mierda y se quiere ir de rositas!
- Bueno, yo le habré manchado el abrigo, pero yo me he tenido que ir de esa mesa porque su compañero está fumando y mi hija está embarazada, así que todos nos jodemos por algo. A lo mejor si él no hubiera estado fumando a mi no se me hubiera volcado la taza. (interesante deducción, un inciso, todo el maldito local estaba fumando).


La señora de las ideas revolucionarias se sentó, en la mesa que había al otro lado del señor que fuma, (a lo mejor la conjunción astral era distinta en esa mesa, vete tu a saber).

La chica con la mancha en el abrigo decide pasar a la acción, se levanta, se acerca a la mesa vecina y arremete.

- Así que te vas a quedar así de agusto mientras que yo me voy a dejar una pasta en limpiar mi abrigo, no?
- Ya te he dicho que ha sido un accidente!
- Bien, pues vamos a tener otro.
Cogió la taza de leche que todavía no se había caído y se la lanzó sobre el jersey. En el local se hizo el mas absoluto silencio.
- Ahora estamos en paz.- Se sentó y siguió conversando como si nada hubiese ocurrido.

Al otro lado, chorreando leche, con las manos temblorosas y las mandibulas apretadas, las dos mujeres recogieron lo que quedaba de sus bocadillos, los envolvieron y salieron del local como alma que lleva el diablo.

¿Era justo que le rociase un vaso de leche de un modo tan humillante?
¿Tanto costaba enmendar el error ofreciéndose a pagar la maldita tintoreria?
¿El humo de aquel caballero era distinto del humo del resto de fumadores del local?
¿Se puede justificar la indiferencia y una cagada personal culpando a un karma tan chorra como ese?
Y lo peor, ¿tanto costaba pedir paso?

Esta ciudad está cada día más desquiciada.

13 diciembre 2005

Quién me mandará meterme en berenjenales!

5 puesahoraquelodices
Vista la creciente y súbita neura que nos ha entrado a unos cuantos tronados con mucho tiempo libre, debo decir que en las ultimas semanas he hecho más tests absurdos que cuando, con trece años compraba la "super pop". La conclusión a la que he llegado es la siguiente:

- si fuese una sailor moon sería guerrera saturno, pues vale
- si fuese un país, sería Mozambique; manda carallo...
- si fuese profesor de hogwarts, sería la profesora Mc Gonagall; mmmh bah, bueno
- si fuese un personaje oscuro HP sería Lucius Malfoy; malo, malo, malo...
- si fuese un personaje de los Simpson sería Krusty el payaso; la cosa se pone fea
- si fuese un personaje de star wars sería el emperador Palpatine; jodeeeeeer
- si fuese un superheroe sería el profesor X; esto va mejor
- si fuese un personaje del señor de los anillos sería Aragorn; ea!
- si fuese un teleñeco sería Gonzo, ... sin comentarios


Tras sacar conclusiones, estoy pensando en:
1- hacer limpieza del mueble-bar, (por aquello de terminar lo que uno empieza)
2- crear un foro de jugadores de ruleta rusa
3- mudarme al tibet y afeitarme la cabeza
4- echarme a llorar
5- tocar el arpa

pero al fin un poco de esperanza:


Raquel
Very much the individual you have enormous energy and vision and must find a suitable use for your talents. You have great potential for success in business if you can guard against indecision and worry. Your generous nature means that you are never short of friends and with cooperation your relationships can be very rewarding. Perseverance and firm decision making will ensure you achieve your objectives.
ala!


Cambiando de tema...

Un aviso para navegantes,
Tras reunion en petit comité se ha decidido (redoble de tambores)
que el próximo relato inacabado lo empiezo yo, que, como dijo Ms Nice, lo postearé cuando pueda (espero que pronto) pero nos lo tomamos con calma (kuching dixit) y marcamos últimos de enero para postear los finales.

Que nos gustaría (creo que hablo por todos) ver nuevas caras entre nosotros.

Personalmente, me gustaría invitar a la palestra a Brownieman, a Karla y a Sir Neb, a riesgo de que me envien a tomar viento fresco.

Lo dicho, y en breve, postales de navidad.

Que os den.

09 diciembre 2005

GENERACION QUÉ

3 puesahoraquelodices
Nació un dia cualquiera, poco antes de que terminara definitivamente una de tantas dictaduras que asolan nuestra politica, nuestro armario o nuestra nevera. Llegó a este mundo diez meses después de la boda. El mundo escuchaba a Boney M y a los Bee Gees, y en españa, además, teníamos al Duo Dinámico. En las fotos de su bautizo, su madre llevaba los parpados violeta y el pelo imposiblemente liso con raya al medio. Su padre una perilla de chivo y las greñas al uso. Tenian veintitres años.

Sus primeros años de escuela los vivió en un colegio regido por los jesuitas en su primera promoción mixta, tras siglos de exclusividad masculina. La educaron para ser eficiente como un hombre, a quererse como tal y actuar en consecuencia. Pero la vida y el tiempo se encargarían de recordarle dia tras dia, que seguia siendo una mujer y que la igualdad por la que luchaba su madre, si bien no era una utopia, estaba muy cerca de la frontera.

En los 80, antes de que la economía se fuera al garete, era de un relativo buen gusto y sÍntoma de calidad de vida el hecho de irse a vivir a las afueras de las grandes capitales. La gente volvia al campo, pero no a pie, y se creó una nueva subcultura a medio camino entre la apariencia y la estupidez. No, las familias acomodadas con enormes pisos en el centro no eran sus vecinos, todos venian de barrios perifericos superpoblados y sus padres pretendian dar un ambiente más saludable a sus hijos a la vez que aparentaban haber enriquecido repentinamente por el hecho de tener una propiedad pegada al suelo.

Luego vinieron los colegios de monjas, donde enseñaban flema, fasedad y cinismo. Donde enseñaban crueldad con las debilidades ajenas mientras agitaban sobrecitos para los donativos del domund. Donde enseñaban cómo ser una mosquita muerta...

Y siguieron más monjas, el primer curro, la maldita selectividad, que la paso , que no la paso, que no me llega la nota media, que si no hubiera hecho tanto el gilipollas ahora me llegaría, que por hacer el gilipollas a tu amiga le han hecho un bombo, que las cosas que llega a hacer para quitarse el bombo, las cogorzas, excursiones con la cantimplora llena de vodka, que si fumas, que qué es eso que fumas, descubres becquer y te crees la mar de culto, aborreces becquer, te quedas con bukowski, te vistes de negro, dejas de vestirte de negro por imperativo profesional, vuelves al negro porque te sienta bien, empiezas tres carreras y no acabas ninguna porque no te motivan- te falta tiempo-te tomas el trabajo en serio.

Podría ser la historia de cualquiera comprendido entre los 25 y los 35. Corren historias por internet, que cada uno alarga a su gusto, en las que supongo, pretenden emocionarnos con lo raros, fantasticos y maravillosos que somos toda una generación de transición entre la España profunda y la actual. Pues vale. Somos un experimento social, nuestros padres nos dejaron a medio canimo entre las moralinas que ellos mismos tenian inculcadas y una utópica libertad que no acababan de creerse.

Trabajamos de lo que sea, sabiendo que existen puestos vitalicios en manos de incompetentes, cuyo nivel cultural y humano deja bastante que desear. Aún así, le sacamos partido a tener un sueldito miserable por una jornada de ocho horas, el tiempo libre no tiene precio. Se nos facilitó toda la información del mundo, todos los estudios, todo el conocimiento, en pos de un futuro brillante y prospero.

La conclusión que hemos sacado es que no nos merece la pena ciertos sacrificios para acabar vediendole tu alma al diablo por una triste nómina que acabarás pateandote en psicólogos porque no eres mas que un desgraciado. Generación de la llave, generación x, generación y, generación z, generación web, guapos y pobres, new age. ¿Porqué no nos ponen algun nombre en latin? Como si fueramos una enfermedad incurable o una planta exótica...

Me queda un consuelo. Uno solo y cruel. Dentro de pocos años no quedará una sola oferta de empleo que no nos considere lejos de la juventud. A pesar de ello no temo a las generaciones venideras. Victimas de una cultura audiovisual distorsionante, cuyos lideres de opinion puedan ser mmmh, Homer Simpson, incluso George W Bush o algun payaso de la casa de Gran Hermano.
A todo esto, alguno de estos sabrá de dónde viene el concepto del Gran Hermano? O qué son realmente las Crónicas Marcianas? Lo dudo.

03 diciembre 2005

Desvaríos mentales delante de un kiosco

2 puesahoraquelodices
Como Dios los cria y el viento los amontona, luego pasa lo que pasa...

Les teves reencarnacions:
918 d.C. Mariner víquing

(mmmh es posible, buckleg, oh, oh)
434 d.C. Mestre de la cerimònia del te

(toda mi familia diría que si aaaaaj jajaj)
18 a.C. Apòstol

(evidentemente, María Magdalena)
441 a.C. Polític romà

(sin lugar a dudas y si no fuese por la fecha me atrevería a afirmar que fuí parte del complot para acabar con Cayo Julio.)

ala, a pasarlo bien

01 diciembre 2005

Un dia cualquiera

10 puesahoraquelodices

La musa se había ido de vacaciones (la hija de p...), pero volvió, a tiempo para que esto tomara forma.

(Anna)
Llegó a casa cansado tras un durísimo día de trabajo. Dejando las llaves en la mesita de la entrada caminó hacia la cocina, allí se hizo un café mientras esperaba a que las fantasmales luces verdes del reloj digital del microondas alcanzasen el cero absoluto cediendo toda su energía a los espaguetis carbonara del día anterior. Si estuviese acompañado, abriría una botella del Rosado que guardaba en la buhardilla y lo serviría en copas altas a la luz de las velas. Pero no lo estaba.
Desde la puerta del salón un maletín de piel sintética lo vigilaba con ojos voraces en forma de trabillas metálicas dejándole saber que esta noche tampoco podrá dormir.
-¡Ding! -Se atrevió a anunciar el modernísimo horno de fabricación taiwanesa.
Mientras dejaba el plato sobre un salvamanteles de metal con motivos florales y echaba mano al mando a distancia comenzó a pensar en Isabel, la nueva chica del departamento de finanzas. Era más alta que él, pero apenas se notaría si no llevase tacones, aunque esas botas de cuero hasta la rodilla contorneaban sus piernas de un modo enloquecedor. Cualquier hombre pedería el sentido con tan sólo remontar los rápidos de esas sinuosas columnas de suave alabastro o recostar su cabeza en el regazo de anchas y acogedoras caderas... ¿y qué decir de sus pechos? Dos colinas de perfecta forma guardando el más delicioso de los valles.
-¡Era un jinete sin cabeza! – interrumpió Johnny Depp.
Isabel desapareció de sus pensamientos a medida que su flujo sanguíneo subía hacia su estómago. Un índice indeciso jugueteaba con los botones del cambio de canal, serpenteando entre las sesiones de teletienda y las peores producciones del porno italiano de todos los tiempos.
**********
En su sueño Isabel llevaba zapatos rojos y bailaba desnuda alrededor de una guillotina, sus ojos azules como los deseos del frío Atlántico lo miraban fijamente a través de un velo de lágrimas que teñían su cara con largas espirales negras de khol. La blaquísima cabellera de la reina de la repostería se giró hacia él y congeló su expresión mientras la voz de su profesor de historia del colegio le llegaba desde un punto muy lejano de su mente:
-Y el cabello de María Antonieta se tornó blanco en apenas un mes en la cárcel...
-Despierta – ordenó la monarca con desdén, cegándolo con la luz de su piel de porcelana.
**********
El sol inundaba todos los rincones de su apartamento, como un invitado no deseado revolviendo en los pormenores de su vida privada. El plato de pasta y el café seguían frente a él, ofreciéndose como patético desayuno. Con la sensación de albergar el cadáver de un pútrido roedor en su boca se levantó y consultó la hora. Las seis de la mañana, justo a tiempo para llegar al trabajo.
Apagó la televisión, probablemente víctima de algún fallo de emisión, pues todos los canales proyectaban una vívida luz azulada acompañada de un molesto y continuo pitido...


____________
(cyrceh)
De camino al baño se detuvo frente a la ventana. Asomaba al patio interior cuya estampa vecinal se veía difuminada por un solo punto de atención. Vecinitas ruidosas en plena pubertad con deseos de abrirse al mundo paralizaban su ya de por si maltrecha voluntad. Respiró hondo, expulsó el aire lentamente, procurando no hacer un ruido que nadie iba a oir. Se vió reflejado en el espejo del baño, que le juzgaba duramente desde el final del pasillo, tras la puerta entreabierta. El mismo que no era capaz de mirar mientras se lavaba los dientes, consciente de su propio escarnio. Entró en el dormitorio, donde se cambiaría la camisa y escogería otra corbata de dibujos estridentes. De camino a la puerta cogió de un revoleo la cartera que aguardaba pacientemente su turno desde el recibidor, así como la chaqueta y salió cerrando tras de si la puerta. Sus prisas terminaron ahí.

Voces y risas le volvieron a paralizar sujeto al pomo, intentando evitar cualquier tipo de contacto visual, aquello debía terminar. Un pequeño torbellino de zapatazos bajaba la escalera. Un uniforme de falda gris y trenca azul marino sujetaban un cabellera anaranjada que giró bruscamente para enmarcar unos ojos ofensivamente abiertos y verdes y un universo de pecas.

-Holaaa!- unos tiernos e impuberes labios untados en vaselina de fresa le ofecían un cantarín buenos dias. Tras ella, la comitiva.

-Nena, no te pares!- graznó- te has fijado en quien es, no?- bajó el tono mientras se dirigía a su compañera de tertulia.

-No, quién?

-Hace poco que vive aquí, y es un poco rarito porque no trata con nadie, y tengo oído que una vez le encontraron fotos... Bueno, tampoco quiero hablar de lo que no sé, pero yo no estoy tranquila con ese tipo viviendo aquí y mi niña... en fin, que no me gusta.

No fué del todo ajeno a las miradas de soslayo, ni al juicio sumarisimo al que se le sometía, una vez más, inconscientes de todo el dolor gratuito que suponen los malos entendidos. Dejó caer los pies escaleras abajo con desgana, enfrentandose con desidia a un nuevo, equivalente, rancio e insustancial día provisto de nuevos silencios, nuevos vacíos, nuevas explicaciones de lo ocurrido a aquellos que se atreviesen a preguntar.

Salió a la calle, se dirigió a la parada de taxis donde un orondo barbudo le abrió la puerta del asiento trasero.

-A trabajar, no?
- Exacto- musitó sin demasiado entusiasmo mientras buscaba su telefono movil que había cobrado vida propia-Sí!, - era ella, la causa de todos sus males, lo que mas quería en este mundo.
- Hola, como te va en tu nuevo piso?
- Bueno, no está mal, es pequeño, pero tiene de todo. y tu, como estas?
-Bien... cuando voy a verte?
- No me parece prudente, despues de todo lo que ha pasado. No me quiero meter en mas lios, ni buscarte mas problemas.
- Deja de decir tonterias! Yo quiero estar contigo y me importa un rabano lo que pueda pensar el resto del mundo!
- No te pongas así! No me resulta tan facil ignorar todo lo que ha pasado.
- A callar! me pasaré por tu casa esta tarde. vale?
- Tengo elección?
- No
-Pues en casa te espero. Pido pizza?

- Siiii. Que gran cocinero es mi padre.
- Como siempre. No se enfadará tu madre si se entera que vienes a casa?

- Despues de la putada que te hizo no me merece ninguna consideración, que chille como una zorra. Me da igual lo que diga el juez, lo que diga mamá y lo que diga san pedro.
-Vaaaale. Frena esa lengua. Te veo luego cielo.
-Hasta luego papá, un beso.
- Un beso hija.

La llave de mi alma (relato completo)

2 puesahoraquelodices
Con el beneplacito del padre del texto, y una ligera capa de barniz, aqui esta el relato.

Consultó todos los textos que pudo y sólo encontró referencias al Señor de los Sueños. El rey eterno capaz de modificar la existencia real. Un señor que no sirve a nada ni a nadie. Y esa era su única esperanza. Así pues se transformó en la encarnación de la melancolía y vagaba sin rumbo huyendo de los ladrones de almas. Tenía miedo incluso a ofrecer la llave de su corazón pues nunca podría verificar los resultados de un forcejeo en la cerradura. por este motivo fué un hermitaño en su mundo de soledad. El Señor de los Sueños no concede fácilmente audiencias. Según los expetos hay una cosa que puede permitir esa reunión, tenía que probarlo, alimentó los sueños de todos sus conocidos. Durante meses y meses le proporcionó historias al Señor de la Noche y por fin conseguió una audiencia. El resultado:- "Es más interesante para mi reinado conocer a una persona que es dueña de tres almas que ayudarte a ti a recuperar tu preciosa llave. ¿Quieres ver los fastuosos sueños de ella? ¿Quieres conocer las últimas transformaciones de tu alma? Podría encargarle a Dorian que te dibujase un retrato"… Salió huyendo como un loco. El señor de los Sueños puede ser aterrador e incluso cruel. Pero aprendió a gobernar las noches. Existen parcelas de poder que ni él mismo puede atravesar y para una persona que se ha entrenado tan duramente en ser hermitaño no es demasiado difícil usar su voluntad para alejarlo. Creó miles de laberintos sin respuesta para que no pudiese alcanzar su santuario y desde la cima del mismo podía contemplar todas las noches como morían seis o siete minotauros que buscaban la entrada. Percibía su enfado y no entendía el motivo.
--------------------

No podía esperar, no quería esperar más, llevaba demasiado tiempo fuera de casa, huyendo de todo y de todos. Anhelaba, más que nada en el mundo, volver a ver a los suyos. Era casi de noche cuando echó a correr colina abajo con ansia, inconsciente de su propia desesperación. De lo inoportuno de sus actos. Finalmente, vencido por el cansancio y las dudas que le atormentaban, se sentó. Sus pupilas se perdieron entre el reflejo de la luz en las ventanas. Entre el trajín cotidiano que casi había borrado de su memoria. Entre lagrimas de impotencia, sujetando en su mano la llave que jamás había perdido, se durmió.
------------------------------
El primer rayo del alba bañó con su luz tímida el cuerpo inmovil. Bajo las raídas ropas, fruto del tiempo en soledad, su búsqueda había concluído. Nunca más volvería a cruzar la frontera que separa el miedo a la soledad, del letargo sombrío. Pero tampoco era posible volver atrás. Había muerto la inocencia, la duda, incluso el dolor. Recuperó aquello que había perdido, pero ya no encajaba en su vida, su historia reciente pretendía dar un giro imposible.¿Cómo se olvida el infierno? ¿Que aporta el sentir anodino de los que abandonas en tu marcha, con la profunda certeza de poder recuperarlos en un futuro cercano?
..................................
Pasaron los años. Nadie recordaba ya las historias que contaban los ancianos. Viejas supercherias que hablaban de un hermitaño, que moraba por los bosques. Un ser huidizo y peligroso al que todos temían, aliado de padres con niños revoltosos a los que atemorizar con cuentos de moraleja facil. Sin embargo, nadie fué capaz de explicarme porqué, a pocos metros de la aldea crecía un almendro que tenía flores todo el año. Blancas, de una pureza que lastimaba las retinas con su reflejo. Tampoco sabian desde cuando estaba allí, inmune al paso del tiempo, el frío o el fuego. Imperturbable enigma, escondite de un secreto por todos olvidado.