28 enero 2006

Y lueeeeeego?


Cuando en los periódicos leemos alguna noticia acerca de profesores apalizados por sus alumnos, las voces se levantan y más de uno se pregunta: "A dónde vamos a ir a parar?". Que nadie entienda con esto una justificación, pero hace unos miles de años, Sócrates ya se lamentaba de la tiranía que sufrían los maestros a manos de los jovenes de la época. Seguramente también creyeron que era el colmo del caos.

Cuando encendemos la tele y vemos que hoy dia cualquier pelagatos puede hacerse de oro, lograr fama e incluso, Dios mío, obtener una reputación gracias a vender su alma al diablo, alguna voz, al fondo, en la lejanía, grita "a dónde vamos a ir a parar?". Pero curiosamente, los concursos televisivos se amañan desde que nuestra mente catódica es capaz de recordar, y también entonces se echaron las manos a la cabeza.

Aquel rock de los 50 considerado obra diabólica destinada a poseer las mentes de inocentes jovencitas, nos suena ahora ñoña y enlatada. Hoy toca satanizar a cantantes como Marilyn Manson porque "a dónde vamos a ir a parar?". Quizás, los que se echan las manos a la cabeza son los mismos que escuchaban a Elvis mientras éste era satanizado por sus padres porque ese movimento de pelvis era indecente.

Cada vez que oimos un telediario y ocurren cosas espantosas entre familiares, nunca pierden la oportunidad de hacernos saber que eso tan macabro y horroroso ha ocurrido entre integrantes de una familia de inmigrantes. (no repito la frasecita verdad?), pero ah! esa gente que mira con recelo a nuestros nuevos vecinos, es la misma que ya ha dejado de demonizar a la etnia gitana de su barrio, a la cual empezaron a culpar de los males de la humanidad una vez que los mal denominados charnegos dejamos de resultar una amenaza.

Cuando allá por principios del los 80, la casa IBM sacó al mercado el Personal Computer, nos parecía que la tecnología había tocado techo. Hoy llevamos en el bolsillo una cosa pequeñita con 125 veces mas capacidad de memoria que aquellos mamotretos, únicamente para escuchar musica, tenemos en casa unos equipos magníficos con sonidos envolventes en los que oyes helicópteros en tu espalda. Que barbaridad! Otra vez las manos en la cabeza. "a donde vamos a ir a parar?"

Pero seamos sinceros, la violencia es un hecho inherente al ser humano, nos guste o no, y la época en la que sale a relucir con toda su furia es en la juventud, bajo mil formas distintas. Siempre habrá en esta sociedad una cabeza de turco a quien apedrear y siempre le toca al último que llega. La tecnología no se va a detener mientras resulte productiva. La mentira vende. Somos unos cotillas de lo ajeno cuando ni recordamos cuántos esqueletos tenemos en el armario. La moral o la falta de ella va mucho mas allá de la mojigatería con precinto.

...

Y todo esto a qué venía?

Ni idea, debe ser la paja mental de la semana...

2 comentarios:

Sir Neb dijo...

El calor y la televisión son 2 elementos importantes en la violencia diaria (no me refiero a peliculas violentas, sino a televisión en general; -solo me baso en datos que tuve que estudiar el año pasado-). Más que "violencia y juventud", diría "energia y juventud" y la violencia inherente al ser humano creo que tendría más que ver con la sociedad concreta (más o menos colectivista, más o menos individualista, más o menos...) que con la naturaleza animal (por no decir humana) en general.
Completamente de acuerdo en que las cosas hace años como ahora eran similares (pero la televisión siempre dará más impacto a una noticia ridicula).

Pero solo es una opinión. (tengo que aprovechar en un sitio donde me dejan hablar) :)

RKL Archer dijo...

Bueno, en realidad los conceptos violencia y televisión iban por separado. Me declino más por la unión de conceptos como televisión y manipulación en todos los sentidos. No he querido decir que juventud sea sinónimo de violencia. Mas bien es una consecuencia de. Hormonas incontroladas, energía, elección de unos valores mal entendidos con demasiada euforia, conceptos trasnochados que pasan de generación en generación...
Toda esa "furia" tiene que salir por alguna parte, como las ollas a presión, y la violencia se puede disfrazar de muchas cosas: alcohol, anorexia, poner a parir a tus amigas, joder a tu novio porque si, vestirte de manera poco convencional, liarte a palos con alguien porque es del equipo contrario...

Tus opiniones son siempre bien recibidas, como las de todos, eso si, prefiero que me hables desde tu propio espiritu crítico, sin miedo, antes que parafrasear algo que no sé si te acaba de convencer...