21 febrero 2006

Creo que le debo una aclaración a Angel...

No creo que lo absurdo y trasnochado sea el comentario. Mucho menos las explicaciones que das en tu blog. Lo que considero absurdo y trasnochado es una polémica lanzada al viento de los medios de comunicación. Considero absurdo y trasnochado la falta de libertad que vienen a inculcarnos en nuestra propia casa, diciéndonos lo que podemos o no podemos criticar, diciéndonos lo que podemos o no podemos dibujar, diciéndonos lo que podemos o no podemos ver.

Porque tengo yo que modificar mi conducta y perder mis libertades? No me parece justo que cada vez que nosotros salimos de casa nos tengamos que amoldar a lo que nos quieran dar, y luego nadie sea capaz de amoldarse a nosotros, en nuestra propia casa.
No estoy diciendo con ello que me disguste la diversidad, todo lo contrario. Me aporta y me enriquece. Aprendo de ella cosas increibles.
Me enseña a ser plural.

Personalmente, solo me parecen unas viñetas bastante feas de lo que algunos puedan opinar sobre otros. Esos otros se ofenden porque los de aqui sí podemos opinar lo que nos dé la gana de quien nos dé la gana. Caricaturas feas y olvidadas convertidas por algunos, fuera de plazo, en ataques personales contra sí mismos y encendiendo una chispa de violencia de la cual, encima, no quieren ser paladines.

Cojamos perspectiva y vamos a por otra estupidez sin límites. ¿Es que a alguien le importaba mas allá de un carajo la invasión de la isla perejil?, ¿Es que nos iba a sacar de algún apuro el maldito pedrusco en mitad de ninguna parte? ¿o somos como los niños pequeños que no queremos que nos toquen nuestras cosas cuando nosotros no les prestamos ninguna atención?

Es como las peleas callejeras en la cual uno de los contrincantes, en ánimo de calmar al otro le coge del hombro para que se relaje y el otro reacciona con un- a mi no me pongas la mano encima que te parto la cara- y el otro en un ataque de chulería apoya un solo dedo sobre su
chaqueta......Y ya la hemos liado...

De todos modos desconocía tal gravedad acerca de este asunto, y lo desconocía por la aversión más que manifiesta que le profeso a la cajita diabólica que es la televisión, a la que tengo sometida a ser un mero instrumento entre mi DVD y yo. La odio porque estoy harta de adaptaciones catódicas de un problema que quizas ni siquiera exista. Harta de que me vendan manifestaciones que no abarcan mas allá del angular de la cámara, cuando detrás de ella no hay absolutamente nada. Harta de que me vendan guerras mediatizadas y lo malos que son los demas, y todo porque a un maldito hijo de papá le salieron mal los planes de hacerse con los recursos energéticos de los paises que ahora destruye sin piedad. Aunque quizas, incluso esto último sea mentira.

1 comentario:

Miguelius dijo...

Hola,
¿Qué tal?
Llegué a tu blog por mera casualidad y creo que he sido muy afortunado en dar con él. Me es muy interesante leer los puntos de vistas que propones y la forma en que los abordas, lo que es muy importante en la Literatura: forma y fondo.
Yendo al punto mismo del artículo me encuentro con algo con lo que no estoy muy en acuerdo: La libertad no puede pasar a llevar ciertos emblemas que las personas los sienten tan arraigados dentro de sí, como es la religión. Se ha criticado mucho de los fundamentalistas islámicos pero creo que también en este conflicto existe otro tipo de postura muy radical: el fundamentalismo liberal. Estos grupos que promueven la libre expresión o la libertad de prensa son personas con un poder de influencia extremadamente fuerte, su voz frente a otras personas comunes y corrientes es mucho más agresiva y contundente por lo que es nocivo para una sociedad que posean tanta libertad de hacer y deshacer contra algo. No digo que deben hacerse leyes para reprimir la extensión de la palabra libertad en ellos u otros, más bien hago hincapié en el hecho de que cada uno, sobre todo las personas con alta difusión de sus ideas, deben ser cuidadosos con lo que expresan y como lo expresan. Hasta ahora las críticas habían sido sólo contra la iglesia católica que acostumbrada está a responder entregando la otra mejilla. Pues bien, ahora fue el Islam y miren la bola que se ha armado. Tenemos que entender que si Occidente está llevando una política internacional tan injusta con esas regiones (todo esto encabezado por EEUU), el riesgo al que nos exponemos con este tipo de manifestaciones irónicas y burlescas es incalculable. Por otro lado hay que entender que a ellos no les han enseñado la historia universal que a nosotros nos mostraron en nuestros colegios, ellos no han conocido ni la Ilustración, ni a Locke, ni a ninguno de los pensadores que nos concedieron esto que ahora algunos llaman falsamente Libertad. Ellos estudian en base a una educación esencialmente enfocada a la religión, bajo gobiernos teocráticos y sustentados en una historia marcada por la Religión por lo que debemos ser tolerantes, cuidadosos y por sobre todo, como dijiste tú, pluralistas. Pero no relativistas.