08 mayo 2006

Haciendo el guiri.

Creo que está en el sentimiento popular el hecho de querer ser un turista sin que se note demasiado. Lo constata el hecho de que durante los años en los que el españolito de a pié se ha dedicado a viajar, se ha comportado como si le debiese la vida a álguien. Comulgando con ruedas de molino y tragando con la nula amabilidad de otros pueblos a la hora de erigirse en nuestros anfitriones. Justo esos, los mismos que llegan a España reclamando amabilidad, simpatía y que por el coste de un bono de hotel te conviertas en su cajero automático, en su madre, en su médico, en el chico de los recados, en madamme, en su psicólogo y en vedette del Folies Bergere. Pues mire usted, eso no le entra en el bono, y el desayuno tampoco, so rata.

En fin, tras demasiados meses trabajando como auxiliar del genio de la lámpara, yo también me merecia unas vacaciones, y la llamada del relax suena extraña cuando arrastras una maleta por medio país.

Sevilla; visita numero "n" al cubo. Objetivo: ver a la familia, pasarme por la feria, comprovar si todavia me cabe el traje de flamenca del año pasado... y enseñar la ciudad a mi pareja. Segundo objetivo (es decir, lo que se planea despues de sacar los billetes): quedadas varias, comidas y cenas con personas que conocí y me conocieron a traves de blogs, messengers y telefonazos varios. Hasta ahí todo bien. El comité de bienvenida abrió con cena de gala, hubo quedadas, encuentros y reencuentros para todos los gustos. Todos, (espero) nos lo pasamos bien.

Heridas de guerra: el hombro derecho quemado por un sol de justicia, una lipotimia, el sablazo descomunal que nos metieron en un bar del centro por no preguntar los precios antes de acceder a las "sugerencias" de los camareros, y cómo no, la consabida ramita de romero. Lo único es que se la endosaron a la única persona que no era turista en el lugar. Las gitanas de plaza de España de Sevilla estan perdiendo vista... Ah , si, y una maleta rota. (me cago en eurohandling)

Santiago de Compostela; rebotamos hacia un tren empujado por mulas que nos llevó hasta Ourense, vimos a mucha gente, en mi caso, unos conocidos, otros meramente intuidos, pero igual de cercanos, o lejanos. Y a pesar de ello, me sentí muy cómoda, cosa que algunos dan por hecho, pero que yo percibo como un regalo. Tras la breve estancia nos dedicamos a vegetar, comer y dormir en las pacificas calles de Santiago, (bueno, no dormiamos en la calle, supongo que eso se entiende). A dejarnos querer, que se nos da de miedo y a ponernos hasta las orejas de todo aquello que la visa nos ofrecía.

Heridas de guerra: Cortes en cuatro dedos tras un cambio de impresiones con dos nécoras, unos cuantos kilos de más y la firme promesa por ambas partes de no gastar un duro más en lo que queda de mes y hacer dieta.Y ejercicio.

Moraleja: no vayas de listo, porque siempre habrá alguien mas listo que tu. Se humilde, pero conoce la legislación acerca de las normativas que afectan a la hostelería.

Al peo.

5 comentarios:

Sir Neb dijo...

:) (Así, sin más)

kuching dijo...

Pos parece un buen resumen. Estas fechas eran un poco malas para mí. Porque estaba trabajando y por las tardes preparo la recta final de las oposiciones. Pero estoy seguro de que habrá más visitas.

AnnaRaven dijo...

Mmm
tu companhero de sofa dice que te preguntemos por el servicio de atencion al cliente de bancos y tarjetas de credito....

RKL Archer dijo...

*posicion fetal* nooooo, bancos nooooo, bancos maloooooos, pupa tarjetas de creditooooooo, estúpidas telefonistaaaaaas XDD

AnnaRaven dijo...

Mmm vale.
Ya lo pillo...
les pego?