23 noviembre 2006

Ángulos Extraños

Si, fuera de contexto le dijese a alguien que me paso las tardes delante del pc mirando fotos de cadáveres y la mitad de los días de clase me los paso en ropa interior, no creo que tardase mucho en considerarme una degenerada. Sin embargo, como forma parte de mi formación académica, es aceptable, incluso loable que haga semejantes sacrificios.

Ninguna de las dos cosas iba en broma.
A mi, niña de letras, me tiene que entrar la vocación tardía por el curanderismo de élite y dedicarme a ver en fotos lo que ni por asomo sería capaz de diseccionar de verdad. Con todo, hay días que uno tiene estómago y otros que no, esos días (los que no hay estómago) me conformo con distinguir un hueso de una calabaza en las radiografías.

Sobre lo segundo... puedo garantizar que nunca había estado mas pendiente de mi ropa interior como lo estoy para ir a clase. El día que menos te lo esperas (que resulta ser tres de cada cuatro) toca practicar con los compañeros. Movilizarlos, masagearlos, buscarles huesos en zonas "curiosas" y pellizcarles músculos escondidos. Luego, evidentemente, ellos te lo hacen a ti.

Es curioso lo importante y magnético que puede llegar a ser el contacto físico. La primera semana de clase se basó en presentaciones de los profesores, presentaciones nuestras, clase por clase con la misma cantinela. Los descansos, en una especie de patio carcelario en la que se convierten los patios internos de los edificios del ensanche, cada uno los pasaba con su bocadillo-fruta-"café culero de la máquina de la entrada" y sin decir ni pío al resto de asistentes.

La segunda semana empezó con práctica. A golpe de "fuera la ropa" y con demasiado apuro, nos quedamos todos en ropa interior. A pesar de las inevitables miraditas, lo llevamos con toda la dignidad que pudimos. Incluso en el momento en que la profesora de prácticas nos hizo buscar en todos nuestros compañeros la sínfisis púbica. (¿queréis que os diga donde está?).

Misteriosamente, a partir de ese día, los descansos son de lo más ameno. Todos hablan con todos y nos hemos convertido en un grupo bastante homogéneo teniendo en cuenta que la diferencia de edades va desde los 17 a los 60.

El cuerpo ha perdido un encanto pero ha encontrado otros. Ha encontrado el encanto de descubrir que somos una máquina complejísima, que debemos cuidar mucho más de lo que la cuidamos. Es interesante saber que las enfermedades no aparecen porque si, mas allá de que seamos o no conscientes de ello. Es increíble el poder de auto curación que tiene el organismo y lo agradecido que puede llegar a ser.
Claro que, cuando te cruzas con un bombón (hombre o mujer) por la calle, no se te ocurre otra cosa que fijarte en la desviación de su columna. Lo dicho, todo es cuestión de perspectiva.

6 comentarios:

AnnaRaven dijo...

xD
No podían pediros que os buscárais el cúbito,no?
XD
Lo siento, a veces lo mejor es empezar con las cosas más "difíciles" dentro de nuestra perspectiva occidental. Pero piensa que hubiese sido mucho peor que fueseis japoneses, a ver quién toca a quien bajo esas circunstancias!
En fin, que para navidad te compramos un estiloso conjunto de Victoria Secret,no?
:P
Bicos

Ricardo dijo...

Ojala yo tuviera clases de despelote y toqueteos... Entre otras cosas por eso de la confianza, eh? no vayas a pensar que lo hago solo pensando en el placer... jajaja

Dale duro y comenta algo si consigues poner duro algo mas... ;)

Abrazo!

Anónimo dijo...

Lo mejor es que todo deja de tener el mal sano erotismo que lo hace tema tabú y se convierte en tema de estudio, mientras no termines mirando también la desviación de la columna de tu pareja...jejeje que malo soy.
Lo mejor de todo es el comienzo, muy muy bueno

kuching dijo...

Las sinfisis son las protuberancias. Las hay en un montón de huesos. Y todo dios sabe donde está el pubis...

Yo no diría que el organismo es complejo sinó que los organismos son complejos. Todos, hasta una jodida planta.

Tengo un par de atlas de tejidos y de huesos por aquí que tengo que prestarte.

RKL Archer dijo...

Anna: tendrán mi talla en victoria´s secret?? XD

Kuching: eso son las apófisis, la sínfisis es una articulación cartilaginosa. (ese biólogo... ninininini:P)

Valmón: todo depende de la distancia a la que esté ;)

Ricardo: llega un momento que te da exactamente igual darle la mano que meterle un dedo por el c... al que sea. Ahora entiendo la fama del colectivo médico de libertinos!

AnnaRaven dijo...

Kuching:
hasta las bacterias son complejas jijijijijiji (vaaaaaale, ya soy wena)

RKL:
Cómo no van a tener tu talla, niña melón! :P