04 diciembre 2007

¿Cómo le llaman a esto los psicólogos?

5 puesahoraquelodices
Your Inner European is French!

Smart and sophisticated.
You have the best of everything - at least, *you* think so.



¿Cómo se llama esa reacción del individuo a odiar aquello a lo que tanto se parece? ¿Proyección?
Ains

27 noviembre 2007

El Ratón

4 puesahoraquelodices
Agarró el tenedor con el que estaba comiendo en ese momento y dio un golpe contundente sobre la mesa.
-¡Por allí, lo acabo de ver!

Y salió disparado tras un ratón que, según él, se había pasado toda la semana riéndose a su costa. Mi abuelo era un ser impetuoso. Tanto como para empezar a dar golpes en la pared con un tenedor a fin de asustar al pequeño roedor lo suficiente para que saliese ondeando un retalillo blanco entre sus dientes diminutos.
Evidentemente eso no sucedió, y mientras él seguía aporreando la pared yo buscaba algún orificio por el que pudiese haber salido o entrado un hipotético ratón.
- Abuelo, no puede ser.
-Ese bandido me despierta por las noches, se pasea por el desván y oigo sus pasos como si fuera una estampida de búfalos. Se come el alpiste de mis pájaros. ¡Y luego querrá comerse mi queso!, ¡Y mis calcetines!

Las pocas ocasiones en las que conseguía reducir su furia senil con alguna historia que lo distrajese, veía cómo su mirada se dirigía lentamente hacia las paredes y seguía un trazado perfecto. Un recorrido posible de un ratón hipotético. Dos días más tarde, en mi siguiente visita, el recorrido de su mirada se encontraba tallado en la pared. Mi abuelo sujetaba con fuerza en sus manos un martillo y una escarpa con los que había dejado al aire toda la instalación eléctrica de la habitación.
-Ahora no escapará- sentenció mientras contemplaba su obra y recuperaba el resuello.
Una semana después, una ambulancia se lo llevaba por haber inhalado demasiado veneno para roedores. Pero eso no le detuvo. Al volver a casa, unos días más tarde, le vi aparecer con una jaula gigantesca en la cual -todavía no se cómo pudo hacerlo- había encerrado a todos los gatos callejeros del barrio. Se había agenciado un guante de malla y andaba lanzando mininos asustados hacia el interior de su casa. Mi abuelo se curvaba con una risa maliciosa cada vez que cerraba la puerta tras lanzar a un pobre gato al recibidor. Aquello superó cualquier cosa que hubiera imaginado. Me lancé sobre su brazo y le aparté de la puerta.
-¿Se puede saber qué demonios estas haciendo? ¡Te has vuelto loco!
Abrí las puertas de la casa de par en par y ahuyenté a todos los gatos que encontré. Saltaban por encima de los sofás hasta dar con la puerta hacia su libertad, truncada por un breve periodo por un chiflado enjuto y de pelo blanco.

A partir de entonces el asedio fue implacable: Inundó las paredes de agua hasta que la pintura y el yeso saltaron como escamas de pez. Llenó el suelo de trampas para ratones. Cuando se cansó de pisar trampas, rociaba escamas de queso por el suelo y se sentaba en un rincón armado con un escurridor de verduras, respirando sin hacer ruido, esperando la salida del pequeño roedor. Dejó de comer y se despertaba de madrugada para atacar las paredes. Las insultaba y golpeaba. Gritaba que algún día se las haría pagar todas juntas. Dos semanas más tarde, mis padres decidieron internarle en el ala psiquiátrica del hospital de las Hermanas de la Caridad.

Sus nervios se controlaron. Poco a poco su fijación dejó paso a un buen humor y a una distensión de ánimo que yo no había visto en años. En una de mis visitas, me confesó algo que no esperaba oír.

- Hemos hecho una tregua. -Anunció- Un pequeño pacto entre caballeros. Algo así cono quedar en tablas.

-¿En tablas? ¿Un pact... ¿De que me estás hablando, Abuelo?

- ¡El Ratón! -Increpó en voz baja- Hemos sellado un pacto de no agresión. ¿Ves? Yo le doy queso y le dejo vivir a su aire y él respeta mi sueño por las noches.

Dicho esto sacó un pequeño trozo de queso del bolsillo de su bata y apoyó sus manos a modo de cuenco sobre el regazo con la diminuta bola en ellas. Antes de que pudiese darme cuenta, un hociquillo asomaba por el horizonte de sus piernas postradas sobre la cama, persiguiendo el aroma del botín que se le ofrecía. Subió sobre las manos de mi abuelo, que lo alzó a la altura de sus ojos y lo giró hacia donde yo me encontraba.

- Este es mi nieto Carlos. ¡Anda, salúdale!

04 noviembre 2007

Cell

4 puesahoraquelodices

En ocasiones, los motivos que me llevan a leer una u otra cosa son tan variopintos que es preferible pasar por excéntrico antes de demostrar la total incoherencia de mis actos. Dicho esto, voy a probar con un género de escritura nuevo y absolutamente ajeno a lo que haya intentado antes: la reseña.
Obviaremos detalles por todos conocidos, o en caso contrario, datos que cualquiera pueda conocer leyendo la contraportada en su librería habitual. Vamos a lo que nos pide el cuerpo.

Hay muchas cosas que no me gustan de Stephen King: entre ellas un lenguaje en exceso coloquial que me ha dado que pensar acerca de su dilatada obra. Aunque es cierto que una de las reglas no escritas de los best sellers es el poseer un lenguaje sencillo -supongo que dado el volumen de páginas que suelen tener- otra cosa es la ausencia absoluta de control sobre el lenguaje coloquial incluso en boca del propio narrador.
Dejando eso de un lado, tema que uno olvida cerca de la pagina 200, la imaginación retorcida y atroz del autor sigue siendo brillante, incluso con un tema tan trillado, y a la vez tan de moda como el terror zombie.
Es una novela cruel, con la que reflexionar sobre nosotros mismos, sobre nuestras convicciones, sobre la manipulación nuestra de cada día. Habla del egoísmo, de la insolidaridad, de la amargura, de un futuro incierto y de un mundo sin esperanza.

26 octubre 2007

Una verdad incómoda

4 puesahoraquelodices
El Arte, a mi modo de ver, es cualquier actividad humana que no sea resultado de ninguno de los dos instintos básicos de la especie humana: supervivencia y reproducción.

Scott McCloud.

La duda que me sobrevuela es, ¿en qué fatídico momento, un artista que cobra por sus servicios deja de ser un artista?

03 octubre 2007

Octavio Fernandez Zotes

4 puesahoraquelodices
Octavio Fernandez Zotes, es un poeta que colgó la bata y el fonendoscopio y aprovechó el solaz para hacer de su capa un sayo y convertirse, por la gracia de su merced, en un bohemio que vive del cuento (en realidad de la poesía y de la jubilación),en alguien a quien admiro y respeto y en alguien cuya opinión comparto más de lo que a veces le haya podido dar a creer.

Pero la parte que más disfruto de él, es sin duda, su vena irónica y mordaz con la que no deja títere con cabeza. Lo mejor de todo es que tiene razón.
Lo que viene a continuación es un relato corto de Octavio con el que no tuve por menos que sonreír y que misteriosamente resulta un recuerdo recurrente en los últimos tiempos.


Me da cierta vergüenza escribir ésto aquí, que es lugar de escritores y no sé si seré bien recibido, porque yo, antes era poeta.
Os preguntaréis porque os lo suelto así, en frió y sin preparación previa. Pues por eso, por que yo os he adelantado que "era". De seguir siéndolo , o no lo diría, o se me notaría demasiado el rubor, o la voz me saldría intermitente como si fuera tartamudo, o como si fuese un anuncio luminoso de la Quinta Avenida. (No he estado nunca en Nueva York, pero ésto siempre queda muy cosmopolita).

El abuelo Joaquín, que era un lince, ya me lo había advertido cuando, con la candided de la infancia, le había soltado, de sopetón y por sorpresa, que de mayor iba a ser poeta. Él, con retranca y encogiendo los hombros, me dijo:
--Allá tú, ya irás viendo donde te metes--

Antes, cuando en alguna reunión alguien me preguntaba, no por nada sino porque algo hay que preguntar, a qué me dedicaba, notaba que al contestar:--Soy poeta--, la gente, en un acto reflejo, primero se llevaba la mano al bolsillo para asegurar el futuro de su cartera y luego miraba de reojo a uno y otro lado, en la seguridad que en cualquier momento aparecerían los loqueros. Ésto, la verdad, era muy mortificante.

Ahora ya no; ahora contesto que soy escritor y ¡menuda diferencia! No hay ni comparación. Es otro respeto y otra cosa. Como si hubiese ascendido de categoría.

La verdad es que no he escrito más que tres o cuatro narraciones breves, no sé si buenas o malas porque no las conoce casi nadie. Pero ya me han hecho una entrevista para la Hojita Parroquial de mi pueblo (claro que , todo sea dicho, soy primo lejano del párroco). Han citado mi nombre en un programa nocturno de una emisora de radio local; uno de esos que sólo oyen los camioneros aburridos. También estaba previsto un reportaje en un semanario, de buzoneo gratuito, que edita el Ayuntamiento. Pero a última hora no ha podido ser, porque los prebostes locales se percataron (no sé quien habrá sido el cabrón que se ha chivado) que no militaba en la opción que en estos momentos es políticamente correcta. Ésto me ha llevado a pensar que debo ser más cauto, mas dúctil y más maleable a la hora de elegir, en cada momento, la postura más adecuada.

Incluso estoy decidido a escribir una novela. Ese día será grandioso; será el triunfo definitivo. Algo así como jugar al póquer y ganar. Al principio la empresa me asustaba un poco y me resistía a emprenderla. Ahora ya, visto lo visto, no me parece tan difícil. Es cosa de cortar y pegar: Un poco de los Pilares.., por aquí, como si fuese historia; un poco del dichoso Código, por allá, como si fuese investigación; todo ello rebozado en Tolkien, que le da un toque como de fantasía; pones a follar a todo el mundo, con alguna que otra "fellatio" que queda muy "progre"; lo agitas enérgicamente en coctelera y puede quedar una cosa muy apañadita.

Hasta puede ocurrir que, si no tomo a tiempo las debidas precauciones, acaben encerrándome en la jaula de oro de la Real Academia de la Lengua.

12 septiembre 2007

Dame Argo

6 puesahoraquelodices

Buenas tardes señoras y señores. No es mi intención molestarles mientras viajan en estos hermosos vagones de metro barcelonés, ni interrumpir su lectura, ni fastidiar su canción favorita, la misma que en este momento está sonando en su reproductor. Pero es que si no me desgañito no me cercioro de que he captado su atención por rotura de tímpanos.
Verán ustedes, es que yo, soy pobre.
...y tonto...
...y pienso que ustedes son aún mas tontos que yo.
Es por ello que, como la coletilla de "es triste pedir pero mas triste es tener que robar" ya no se lo traga nadie, ahora nos dedicamos al chantaje emocional.

En breve, pasaré por el lado de ustedes increpándoles lo poco solidarios que son cuando me ignoran mientras yo les pongo ojitos de cordero degollado. Mi compañero les abordará en la próxima estación y les contará una película de indios acerca de una pierna rota y su actual desahucio médico(por una pierna rota), motivo por el cual lleva una escayola desde que Franco era cabo y se ve en la terrible (y cómoda) situación de pedir por el metro.

Cuando salgan del vagón se encontrarán con mi primo, que toca el Casiotone, al que le ha acoplado un altavoz lo suficientemente potente como para romperles el tímpano que les quedaba sano. Él les deleitará con las melodías que lleva la memoria del Casio (si ya tiene esas para qué se va a prender otras?) y de vez en cuando se desmarcará con una versión libre del "bésame mucho" que les hará temblar las piernas... de pánico.

Pero no se preocupen, si finalmente toman la decisión de ir a trabajar en coche, les deleitaremos lavándoles la luna delantera, lo pidan o no, y rompiéndoles los limpiaparabrisas si se le ocurre la peregrina idea de querer escapar.

Que dios les bendiga.

23 agosto 2007

Puntos de vista

2 puesahoraquelodices
Lo primero que recuerdo es una caja de zapatos. El clima era agradable y la comida abundante. El cielo estaba lleno luces que ofrecían una atmósfera tenue y relajante. En ocasiones el cielo se elevaba violentamente y una sacudida nos hacía estremecer, pero sabíamos que era obra del dios de los alimentos que nos castigaba con su luz refulgente y a cambio nos agasajaba con sus manjares. Siempre, tras la sacudida, encontrábamos hojas de morera nuevas y frescas con las que alimentarnos y el cielo volvía a oscurecerse. En algunas ocasiones no era así. En ocasiones venían los titanes y el cielo se iluminaba terriblemente pero no aparecía por ello más alimento. En su lugar, los titanes nos miraban y gritaban. Eran varios y los habitantes de la caja les oíamos y rezábamos para que el gran dios de los alimentos se los llevase y devolviese la paz a nuestro mundo.

20 agosto 2007

El elogio de la estupidez

2 puesahoraquelodices

El rosa está hecho para las chicas

La preferencia por los colores depende del sexo, no de la educación


Si tiene niños, o adolescentes en casa, haga la prueba: enséñeles cartulinas de distintos colores por parejas. Una roja y otra azul; una rosa y otra marrón; una amarilla y una negra... y pídales que escojan cuál les gusta más. Cambie las combinaciones en función de las preferencias. Después de una serie de procesos de selección, se dará cuenta de lo obvio: cuando los que eligen son chicos, la favorita será una cartulina azulada; si la elección la han hecho chicas, será una rosada.

Si el resultado no coincide, escriba a Anya Hurlbert, de la Universidad de Newcastle (Reino Unido), que es la investigadora que se ha dedicado a hacer este trabajo con anterioridad. Fue un estudio que ha merecido el honor de ser publicado en la revista Current Biology, de Cell Press.

Para los escépticos, Hurlbert repitió el trabajo con estudiantes de origen asiático. En los países orientales, el sentido social de los colores es distinto -el luto se manifiesta vistiéndose de blanco por ejemplo-. Pero también entre los voluntarios chinos se daban las mismas preferencias: aunque el azul le gusta en general a todos, ellas se decantan por los tonos rojizos o rosados, y ellos no.

"Aunque esperábamos encontrar diferencias en función del sexo, estamos sorprendidos de lo fuertes que son, y más teniendo en cuenta la sencillez de nuestro test", ha dicho Hurlbert.

La investigadora ha querido ir más allá, y ha buscado una explicación evolutiva a estas preferencias. "La evolución ha podido llevar a las mujeres a preferir los colores rojizos rutas rojas, caras sonrosadas que indican salud?. Y la cultura lo que hace es explotar y dar forma a estas tendencias femeninas innatas", opina Hurlbert. Es lo que ella denomina "nutrición frente a naturaleza".

Para confirmar la teoría, Hurlbert quiere ahora repetir el ensayo en bebés. Es más complicado, porque es más difícil hacerles elegir, pero confía en conseguirlo.

Sobre la tendencia general por los tonos azulados, tiene una explicación más poética: el cielo azul, el agua clara, son síntomas de buen tiempo y de potabilidad. Una muestra de salud. Lógico, pues, que los antecesores humanos aprendieran a apreciarlos.



Extraído de la edición digital de El País. No se si echarme a reír o a llorar. Conclusión. Los góticos, heavys, frikis y todo aquellos que vestimos habitualmente de negro... somos unos degenerados.

Cambiando de tema, ayer vi una entrevista interesante a una aspirante a miss estadounidense.

-¿Le darías una patada a un caballo si con eso solucionaras el hambre en el mundo?

-(miss) Estoy en contra de la violencia con los animales.

-¿Así que estas dispuesta a que millones de personas mueran de hambre con tal de no darle una patada a un estúpido caballo?

La aspirante a miss sonreía sin saber que decir.


Sed buenos.




13 agosto 2007

Y dios creó a los escritores

1 puesahoraquelodices

Lo que más me importa en este mundo es el proceso de la creación: ¿Qué clase de misterio es ése que hace que el simple deseo de contar historias se convierta en una pasión, que un ser humano sea capaz de morir por ella; morir de hambre, frío o lo que sea, con tal de hacer una cosa que no se puede ver ni tocar y que, al fin y al cabo, si bien se mira, no sirve para nada?

Gabriel García Marquez

10 agosto 2007

Los últimos monos.

0 puesahoraquelodices


"Los guionistas de cómics somos los últimos monos de la industria. Ninguneados e incomprendidos, nos empeñamos en querer trabajar de lo que nos apasiona y encima cobrar dignamente por ello.
Este blog no va a poner fin a tan lamentable situación, pero sí pretende poner su granito de arena ayudando a establecer puentes con esa otra raza alienígena, los dibujantes, hermanos de penurias con los que estamos condenados a entendernos."

Se puede decir más alto pero no más claro. Raule ha ideado, engendrado y dado vida a este blog con una idea clara, servir de catálogo o bolsa para aquellos dibujantes que necesiten de nuestros...ejem, servicios como guionistas. Sólo hay que ponerse en contacto con quien uno desee trabajar mediante su correo electrónico, también facilitado en la web. Que empiece la función.

07 agosto 2007

Seis consejos

2 puesahoraquelodices


John Steinbeck (1902-1968) fue un célebre escritor norteamericano que obtuvo el Premio Nobel en 1962. Algunas de sus novelas: Las uvas de la ira, Al este del edén, De ratones y hombres, entre muchas otras. Estos eran sus consejos para escribir más y mejor.

1) Abandona la idea de que terminarás algún día. Pierde la cuenta de las 400 páginas y escribe una página diaria, eso ayuda. Después, cuando hayas terminado, siempre te sorprenderás.

2) Escribe libremente y tan rápido como sea posible, echando todo el papel. No corrijas o reescribas hasta que hayas escrito todo el libro. Las correcciones hechas durante el principio de la creación son, por lo general, excusas para no seguir adelante. Además, influyen en el flujo y el ritmo, que solo pueden ser fruto de una especie de asociación inconsciente con el tema.

3) Olvida a tu auditorio general. Primero, ese auditorio anónimo y sin rostro te atemorizará terriblemente y, segundo, a diferencia del teatro, ese auditorio no existe. Al escribir, tu auditorio es un lector único; he descubierto que a veces resulta útil escoger a una persona: una persona real a la que conoces o una persona imaginaria y escribir dirigiéndose a ella.

4) Si una escena o parte te parece difícil y aun así piensas que la quieres incluir, déjala y continúa. Cuando termines de escribir la totalidad podrás regresar y quizá encuentres que había presentado tantas dificultades porque no se encontraba en su lugar.

5) Desconfía de una escena que te guste demasiado, más que las otras. Por lo general resulta ser una imposición.

6) Si escribes diálogos, repítelos en voz alta a medida que los vayas escribiendo. Sólo entonces obtendrás el sonido del diálogo.

02 agosto 2007

MemHu

1 puesahoraquelodices
*Memorydisc.txt*



1 - NONE: N/A (251 words) DRAFT



-Buenos dias. Le habla el programa-cliente decodificador de recuperación e instalación de datos MeMHu1.
MeMHu1 le ayudará en el proceso de decodificación e implementación de datos de memoria codificados y guardados en su microdrive-safe por el programa-servidor codificador MeMHu0.
Con MeMHu1 no solo podrá restaurar los datos de memoria perdidos sino que además le será útil para una actualización rápida de sus datos de memoria, así como de un acceso mucho más rápido a los clusters de memoria más antiguos y/u olvidados y la ampliación virtual en varios terabytes tanto de su microdrive-safe como de su memoria.
¿Qué desea hacer?: Recuperación - Actualización - Mejora de acceso - o Ampliación

-...recuperación, supongo.
- Su elección ha sido RECUPERACIÓN.
Para el siguiente proceso y por su seguridad MeMHu1 detectará si tiene implantado su microdrive-safe. A continuación comprobará si el código cifrado de éste corresponde al de su identidad y al de su programa servidor MeMHu0.
¿Desea Continuar?
-...mmm, si.
-...Microdrive-safe Seagate 4 terabytes found.
...buscando serial-identity
...buscando serial-identity
...buscando serial-identity
...buscando serial-identity
...serial-identity MeMHu0 found
...descodificando serial-identity ...10%
...descodificando serial-identity ...35%
...descodificando serial-identity ...68%
...descodificando serial-identity ...99%
...serial-identity descodificado.
...combrobando concordancias MeMHu0 MeMHu1
...
...error match.

Proceso cancelado.
Lo sentimos pero el código de seguridad no corresponde con su identidad, intentelo de nuevo más tarde.
Gracia por usar MeMHu1.
MeMHu1(MemoryHuman) es una marca registrada de MicroHardHumans. Patente número US154874447896 Año 2087
MicroHardHumans "Luchando contra el Alzeimer desde 2019".




Esto no es mío, es de un amigo que se empeña en esconder su imaginación para deleite de las polillas, pero yo soy una polilla cojonera...

01 agosto 2007

Perder el Norte

2 puesahoraquelodices
Niños y niñas, a cambio de veinticinco eur... un sugus por respuesta, díganme acepciones o maneras que se les ocurran de perder el norte. Veamos unas cuantas de ellas:

a.- La paja mental de Hitler intentando conquistar Gran Bretaña.

b.- Que se te acaben las vacaciones en Galicia y tengas que volver a Mushroom City, véase Barcelona y su contaminación.

c.- Que os paguéis una auto edición entre un grupo de 30 personas y con el paso de las semanas, aquellos que jamás pensaron en escribir por otro motivo que por el puro placer de contar historias, se vean ahora siendo entrevistados por Sanchez Dragó.

d.- Que os paguéis una auto edición entre 30 personas por tener algo original que regalar a tus primos en navidad y en tu biografía escribas una parrafada de dos folios como si realmente tuvieses algo importante que contar de tu vida.

e.- Que os paguéis una auto edición entre 30 personas y pretendáis llenar una pagina de agradecimientos por autor, como si fuese el primer CD que te grava la Maverick Records. Dando el aspecto, al libro de marras, de un concurso vespertino en el cual todos los concursantes quieren saludar a los de su pueblo.

f.- Que la manera de entender la libertad de expresión dentro de una pequeña comunidad sea homólogo a ir lamiendo nalgas ajenas en pro de la paz mundial y de los pajaritos del campo, en lugar de ser entendida como una manera de contrastar opiniones, aprender y crecer un poco más cada día. Sobre todo cuando hay un proyecto común en ciernes. Véase, un libro auto editado por 30 personas.

g.- Que tu brújula se tome unas vacaciones.

PS: Esto no tiene nada que ver con Oniria. ¡Por dios, no vayamos a pensar lo que no es!

20 julio 2007

Catarsis

2 puesahoraquelodices
Si, ahora comprendo por qué nos aconsejan estudiar desde el primer dia. No, he comprobado que mirarse un atlas de anatomía mientras se escucha a The Offspring no es la mejor manera de memorizar inserciones musculares. Y si, he terminado... por ahora.


Me fugo, con compañía, al remanso de paz en el que se ha convertido para mi el norte. Y ojalá, entre el fresquito de los prados verdes y el murmullo celta, pueda invocar a la musa, que me exigirá rendir cuentas de mi mala conducta.

Espero que no sea muy dura conmigo.

En cualquier caso, tengo que ir a romper una botella en el casco del nuevo navío del Comodoro.

Y relajarme...

15 julio 2007

Bajo mínimos

1 puesahoraquelodices
Sigo de exámenes. Todavía me quedan los peores y mi cabeza no da para más. Mi imaginación se ha esfumado a otra cabeza más refrigerada.

Creo que a todos nos hace falta reírnos un poco.


13 junio 2007

Si fuera.. sería...

6 puesahoraquelodices
Para que quede constancia de que sigo viva, amos con un juego propuesto por nuestro amigo Ricardo.

Si fuera un mes: seria Octubre, porque vuelve el fresquiiitooo.
Si fuera un planeta: seria Venus... con sus mares ácidos.
Si fuera una frase: seria obscena, seguro
Si fuera un instrumento musical: seria un theremin
Si fuera una comida : seria sushi, no hay duda
Si fuera una canción: seria "rapsody in blue" , ya se que no tiene letra, pero soy yo.
Si fuera un deporte : seria yoga
Si fuera un objeto: sería una máquina de escribir antigua, una underwood de teclas redondas
Si fuera una asignatura: seria diseño gráfico.
Si fuera un número: seria el 7
Si fuera un dibujo animado : seria Dory, de buscando a Nemo
Si fuera un idioma: seria Pársel
Si fuera un verbo: seria el verbo "dudar"
Si fuera un animal : seria un gato
Si fuera una estación: seria la última
Si fuera un famoso: seria... alaska.
Si fuera una prenda: seria unas botas
Si fuera un monumento: prefiero ser un árbol
Si fuera una bebida : seria cerveza
Si fuera una película : seria Drácula de Coppola

31 mayo 2007

La cámara de los horrores.

4 puesahoraquelodices
Esto era lo que se publicitaba...




Y esto lo que nos encontramos...


Exceptuando esto y Espe con cara de comer niños, fotografiada en los carteles traseros de los autobuses, la visita a Madrid fue genial.

Cambiando de tema...
Niños y niñas, no me deis mucho la tabarra si esto no se actualiza con la debida regularidad, (que nunca fue algo digno de mención) pero la que suscribe se va a encerrar cual monje benedictino (ora et labora) hasta que se terminen los exámenes.
Deseadme mucha mierda, y si hay algún biólogo, químico o anatomista en la sala, que se estire.

Sed buenos.

12 mayo 2007

Emotional memes

4 puesahoraquelodices

Es fácil llorar con una película. Relativamente fácil para el género femenino, quizás mas proclive a dejar aflorar nuestras emociones sin pudor. Las imágenes impactantes, la música adecuada y a buen volumen y hechos que nos conmueven de un modo u otro son detonantes para dejarse llevar, pañuelo en mano, por las lágrimas irrefrenables, o el sorbido de espontáneos y repentinos mocos.

Aquellos que no lloran, quizás porque mantienen cierta distancia con sus debilidades o porque se les ha enseñado a que eso no se hace, contienen la respiración, dejan de comer palomitas y luego repiten determinada frase una y otra vez cuando delante de un amigo comparten impresiones.

¿Quien se atreve con la terapia de grupo? Propongo rebuscar en vuestra mente cinco películas al azar o cinco momentos cinematográficos que os hayan encogido el estómago. O en el que hayáis llorado como perras. A mi, así, a bote pronto...
Gladiator
La última fortaleza
Moulin Rouge
El laberinto del Fauno
La vida es bella

¡Quien es el siguiente!





09 mayo 2007

Pequeñas cuestiones

0 puesahoraquelodices

¿Alguien sabe por qué los viejos de este país no dan nunca las gracias? Quizás nunca se las dieron a ellos y ahora se vengan...

¿Alguien sabe por qué hemos pasado del invierno (o algo así) al verano? ¿Alguien sabe dónde se metió la primavera? Quizás se cansó de tanta redacción ñoña de escolares impúberes, y se fugó a un país sin tratado de extradición, nos perdona las alergias y las depres con tal de que la dejemos en paz con tanto lazo.

A mi me parecía un buen plan... ella iba de dura y nos castigaba y nosotros la vestíamos de niña cursi.

06 mayo 2007

Dedicado a un pooka sabihondo

3 puesahoraquelodices

01 mayo 2007

Extrañas modas.

3 puesahoraquelodices

Hace unos días y por expreso orden de la consellería de Salud tuve un examen de Situaciones de Asistencia Urgente, o dicho en un cristiano que todo el mundo entienda, Primeros Auxilios. Ahora se llama así. Es como los balances de contabilidad: antes se cuadraban, ahora se concilian.

Pero hay más cambios en materia de cura de pupitas varias:

Antes, al RCP se le llamaba masaje cardíaco, pero claro, el masaje se daba cinco veces por cada insuflación de aire, y ahora tienes que dar dos insuflaciones y quince masajes por turno. A lo mejor es que hemos mutado desde hace diez años...

Antes las heridas se curaban con algodón en rama y agua oxigenada. Ahora se limpian con solución salina y yodo, y no se te ocurra usar otra cosa que una gasa esterilizada, porque de lo contrario serías tachado de hereje sanitario. (eso si, cuando tu te descalabras y vas a urgencias ellos te siguen aporreando con kilos de algodón y agua oxigenada).

Podríamos seguir con más aberraciones de ensayo y error a los que la medicina convencional nos tiene acostumbrados, del estilo de extrañas epidemias de extracción de anginas, o de extirpación de apéndices.

¿Habremos mutado? ¿Nos hemos convertido todos en sugerentes y guapos Xmen? (Yo me pido Mística) ¿O es que la ciencia y su puñetero orgullo nunca reconocen sus errores?


Que dios nos dé salud...

02 abril 2007

Los cojones y el trigo

6 puesahoraquelodices
Recuerdo una conversación en la que una persona nos hizo reflexionar acerca de qué resulta peor: un terrorista o un psicópata. Por unanimidad decidimos que era peor el psicópata puesto que el terrorista, a fin de cuentas y comulguemos con ellos o no, defiende sus principios, mientras que el psicópata sencillamente carece de ellos.

¿A qué venía esto? Ni idea.

El viernes pasado cayó en mis manos un ejemplar del diario gratuito ADN (El Jueves resultaría mucho más veraz en cualquier campo a tratar, pero qué le vamos a hacer) en el cual la premiadísima Espido Freire, en su columna y bajo el título "Oprobio Obliga" se dedicó a comparar la versión cinematográfica de Miller "300" y en concreto el inicio de la película -en la que se relata selección que se hacía con los bebés, como parte de la agogé- con las tácticas eugenésicas de Adolph Hitler en la Segunda Guerra Mundial. Véase Genocidio Judío, u Holocausto.También compara el modo de vida espartano con la época fascista alemana cuya propaganda instaba a todos a prepararse y luchar.


Sin haberme repuesto del todo de semejante oda a la bobochorrez humana, el mismo día y en otra publicación: la Guía del Ocio de Barcelona, Edmon Roch compara a los trescientos espartanos del largometraje con talibanes o con suicidas de Al Qaeda. Exponiendo para mayor comprensión de las masas, que el único motivo que tenía Leónidas para luchar contra Persia era el hecho de no querer arrodillarse ante el Rey Jerjes. Y el "preparaos para la gloria" no es más que un eslogan subversivo de hace unos pocos miles de años.

Me voy a morder la lengua... No se si podré contenerme... Dios mio, no puedo.

Al tal Roch lo vamos a dejar por un caso perdido. Si tenemos tiempo le enviaremos flores a la familia con una tarjeta y nuestras condolencias. Pero Espido Freire, de los Freire de toda la vida... ¡Alma de Dios! ¿Y tu te dignas a ser proclamada la voz de nuestra generación? Pensaba que nosotros los "mileuristas" a pesar de no tener grandes medios económicos podíamos seguir haciendo uso de las bibliotecas públicas y de Internet. (a mi se me ocurren aún más medios para zafarme de la garrulez que me persigue, pero con esos ilustro) Yo pensaba que una persona cuyo trabajo siempre habla de ella se dignaría, como mínimo, a informarse de aquello contra lo que va a arremeter. Pero no. Resulta mucho mas cómodo marcarse unos cuantos fuegos de artificio y flagelarnos con el látigo del puritanismo mal entendido y de la moral de cafetería.

¿Para qué nos vamos a detener en detalles insignificantes como que la mal llamada eugenesia espartana era un mal menor, dada la escasez de territorios para cultivar y el ingente número de bocas que alimentar? ¿Por qué íbamos a tener en cuenta que la agogé no es comparable a darse de baja de telefónica, sino que uno solo tenía que abandonar Esparta para no tener que cumplirla? ¿Por qué nadie habla de la libertad y la autonomía de la que disfrutaban las mujeres espartanas en comparación a cualquier otra civilización hasta finales del siglo veinte, a excepción hecha, quizás, de los pueblos del norte de Europa? Esa parte no interesa ¿No? Y lo mejor de todo. ¿A quién demonios le importa si un pueblo pierde la libertad a manos de otro?

Y que conste que esto no es una crítica cinematográfica, sino más bien, una ínfima defensa de la historia de Grecia.

Parafraseando a Neal Stephenson (reverencia) hay quien tiene demasiadas opiniones y muy poca información. Avergüéncese, como Grass, tal como relata en su columna. Pero avergüéncese de no estar a la altura del pedestal donde la han subido.

Estos son los iconos en los que tiene que verse reflejada una generación, ya de por si demasiado asqueada del mundo de cabra y pandereta en el que vive. No me den héroes. Solo quiero vivir tranquila.

29 marzo 2007

The wild

8 puesahoraquelodices

No se a qué puede deberse...
A su alrededor hay un Instituto de medicinas tradicionales, dos o tres tiendas de productos naturistas, una tetería, dos panaderías que usan harina de espelta y una tropa de hippyes comeflores entre los que me incluyo.

¿Creeis que la naturaleza se ha vuelto salvaje por el buen rollito de la zona o simplemente atestigua que la humedad en esta ciudad no conoce límites?

Sed buenos.

22 marzo 2007

Ideas propias

1 puesahoraquelodices

Cuando alguien se convierte en padre, ya que no se entregan certificados de aptitud para ello, suele ser frecuente que convierta la educación de su pequeño vástago- y con ello su vida entera- en la proyección de lo que uno mismo nunca fue. Inevitablemente, cada desengaño producido por unos esfuerzos a veces exagerados por hacer de un hijo un ser superior, se convierten en la constatación de que éste es un ente autónomo y distinto de sus progenitores. Esto es algo por todos sabido.

¿Pero qué ocurre cuando aquello que toma vida propia nació para ser sometido a nuestra voluntad?

¿Qué ocurre cuando nuestros personajes se amotinan?

Una idea te ronda por la cabeza, consigues plasmar brevemente, y antes de que se esfume de tu mente un boceto de una historia. Incluso de un modo vertiginoso tu mente va desarrollando página tras página, mucho antes de que tus dedos hayan empezado a pulsar una sola tecla, el desarrollo de la historia. Corres a desarrollar todo lo que puedas antes de que tus neuronas empiecen a olvidar ese relato sorprendentemente bien hilvanado... pero ocurre algo que nadie se espera.
De repente, algunos personajes toman conciencia de si mismos, se llevan a los demás a rincones oscuros, donde el autor no pueda verlos, y planean un golpe de estado. Cuando uno menos se lo espera se encuentra con un motín a bordo. Te han amarrado a la silla, han tirado la lámpara al suelo, lanzaron tu portátil por la ventana y campan a sus anchas por tu casa. Te dicen que no piensan volver al relato a menos que sean oídas sus condiciones.

Al final, y una vez recompuesta tu dignidad, resulta que el que iba a morir se acaba casando con la guapa, que el personaje más plano de la historia resulta ser un devorador de libros de filosofía y el de la silla de ruedas no perdió la movilidad en un tiroteo, sino haciendo escalada.

Conclusión. La próxima vez que quiera escribir un relato dejaré escrita una sola palabra. Es posible que con la humedad del ambiente sea capaz de germinar y convertirse en un relato por si solo.

21 marzo 2007

Eso que nos gusta tanto

1 puesahoraquelodices

"¿El sexo? Puede matarte. ¿Sabes cuanto sufre el cuerpo mientras copula? Las pupilas se dilatan, las arterias se estenosan, la temperatura sube, el corazón y la tensión se disparan, la respiración es rápida y superficial, el cerebro dispara impulsos eléctricos a lo loco, las glándulas segregan fluidos a go go... y tus músculos trabajan como si levantasen el triple de tu peso. Es violento, es horrible y repulsivo. Si dios no lo hubiese hecho tan divertido la humanidad se hubiese extinguido hace mucho."

Dra. Cameron

19 marzo 2007

Cojo un libro de la estantería.

3 puesahoraquelodices

Ya que veo que no podeis vivir sin mi más de una semana... ¿Cómo era la cosa esta? Ah, si, la página 123, la quinta oración y las tres siguientes:

"Y vi que cogía de una mesa un resto del pollo de la noche pasada, y lo entregaba a escondidas a los cabreros, quienes con un guiño de satisfacción lo metieron en sus chaquetas. Pero el cocinero jefe se dió cuenta y regañó a Salvatore: -¡Cillerero, cillerero -dijo- , debes administrar los bienes de la abadía, no despilfarrarlos! -¡Filii Dei son! -dijo Salvatore- ¡Jesús dijo que facite por el lo que facite a uno de estos pueri!"

Creo que voy a pasar de deciros la novela que és y la tendreis que adivinar. (es el puto caballo blanco de Santiago) Ah! Tampoco nomino, quien quiera que lo haga y quien no, menos trabajo.

Ala, sed buenos.

10 marzo 2007

Uno de hadas (y II)

7 puesahoraquelodices
...
-¡Pero que cosa tan bonita!
No fui capaz de controlar mi entusiasmo al ver aquel diminuto ser sobre mi zapatilla y la pequeña hada, asustada, levantó el vuelo rápidamente hasta subir por encima de mis ojos.
-No te asustes pequeña. No te voy a hacer daño. Solo quiero verte. Eres... eres una cosita preciosa.
Tras revolotear alrededor de mi cabeza, se posó sobre una estantería y me miró detenidamente, no sin cierto aire de desprecio.
- ¿Te gustan mis plumas negras?-Preguntó altiva.
-¿Plumas negras? Yo solo veo-toqué levemente con la yema de los dedos sus delicadas alas para que se desplegasen-unas alitas de colores casi transparentes y preciosas. Pero no veo esas plumas negras de las que hablas.
-¿Colores? Oh, vamos, los cuervos no tenemos alas de colores.
Intenté sofocar mi risa dándole forma de carraspera y volví a mirarla, creyendo estar en un sueño.
-Pero tu no eres un cuervo. Los cuervos son muy serios, y traen malas noticias, tu eres un hada, y las hadas sois buenas. ¿Verdad?
-¡¡Yo no soy un hada!! ¡¡Cómo tengo que decírtelo!!
-De acuerdo, un cuervo.
No quería que se enfadase innecesariamente. Sólo que se quedase allí conmigo para contemplarla y poder dar fe de su existencia. Aunque jamás pudiera hablar de esto a nadie sin que me tachase de loco. Revoloteó hasta aposentarse sobre la mesa de la biblioteca y echó un vistazo a los papeles que se amontonaban sobre ella. Levantó el vuelo sujetando una de las hojas hasta levantarla y comenzó a leerla detenidamente.
-¿Esto lo has escrito tu?- Me preguntó.
-Así es.-Le respondí aliviado creyendo que el extraño malentendido había terminado.- Quiero escribir un libro de cuentos infantiles para mis nietos. Y ahora que estoy jubilado tendré más tiempo para hacerlo...
La pequeña hada soltó el papel dejándolo caer de nuevo sobre la mesa y me miró con cierto brillo en sus ojos.
-Escribes cuentos...-Afirmó con una voz femenina y sugerente como no se la había oído antes. Ese cambio de tono no podía ser fruto de mi imaginación. De repente dejaba de comportarse como un animalito perdido para mostrarse extrañamente seductora.- ¿Escribirías para mi?
-Ppues... bueno- Vi cómo alzaba de nuevo el vuelo y se dirigía lentamente hacia mi.- ¿Y sobre qué te gustaría que escribiese?
-Sobre lo que tu quieras.-Dijo con la voz más sugerente que nunca. Rozó mi mejilla con sus alas al pasar hacia mi espalda- Me gusta mucho que me cuenten cuentos. ¿Me contarás cuentos?- Susurró.
-Claro, si tu quieres...
Me giré para volver a tenerla cara a cara. Pero en lugar de un hada pizpireta me encontré una muchacha, de mi estatura, que me miraba entre seductora y desafiante. Sus alas habían desaparecido y sus ropajes negros caían lánguidos resaltando su incomparable belleza. Hizo una leve mueca de sonrisa y se acercó lentamente a mi.
-Te has comprometido. Ahora no te puedes echar atrás. -Tragué saliva mientras se acercaba más y más. Caminó alrededor de mi como antes lo había hecho mediante sus alas y me miró de reojo al hacerlo. -Ya puedes empezar.

Poco tiempo después de aquella visita, de la que jamás pude hablar con nadie, mi mujer y mis hijos decidieron que lo mejor para mi era ingresarme en este psiquiatrico. Mi vida se había reducido a escribir y escribir. Cuanto más escribía, más creativa estaba mi mente y más se apoderaba de mi aquella maldita criatura.
He procurado no pensar en nada, pero las ideas vienen a mi aunque no las busque. Creo que es ella, que me da el alimento necesario para volver a por mi y absorber de nuevo lo que me queda de vida. No soy mas que otro cerdo al que alimenta de fantasias novelescas para devorarlo después, pues de ello vive.
Me alegro cuando el enfermero me inyecta los sedantes y mi mente se vacía. En esos momentos creo que he ganado la batalla, pero la guerra sigue en pie.

Ahora, con la poca lucidez que me queda y antes de que esa zorra de las tinieblas vuelva a por mi, quiero avisaros de que existe. Quiero avisaros de que os encadilará, como lo hizo conmigo. Acabad con ella antes de que sea demasiado tarde.>>

-Maldito loco, cada día estoy mas harto de estos chiflados. Menos mal que este ya la ha palmado. ¿Con qué demonios crees que ha escrito todo eso?
Dos enfermeros miraban con desidia la carta póstuma que el anciano había dejado escrita en la pared. Uno de ellos se acercó para ver el relieve de las letras. En la habitación no había pintura, ni lápices, ni nada con lo que pudiera escribir. El viejo renunció a tenerlos "para no caer en tentaciones" había dicho. Tras mirar detenidamente la pared, olisqueó para intentar reconocer el origen de la tinta y encogió rápidamente el gesto. Miró a su alrededor y encontró tirado en el suelo, muy cerca de donde habían hallado el cuerpo del anciano, una pequeña rama, seguramente arrancada del magnolio que crecía junto a la ventana de la habitación. Siguió revisando el suelo para dar con un orinal sucio. levantó la vista y miró al otro enfermero que empezó a atar cabos.
-Oh, no, no, no.-Se echó las manos a la cabeza. Ahora comprendía por qué olía tan mal en la habitación.
Se esmeraron en limpiar las paredes y volver a pintarlas rápidamente, para volver a ocupar la celda con un nuevo esclavo de su propia mente, pero nadie reparó en lo que en ella decía. Bajo las capas de pintura, el mensaje de aviso desapareció para siempre.

Terminado el engorroso turno. Uno de ellos de dirigió hacia su coche. Se detuvo delante de la puerta para buscar las llaves, que tras sacarlas de su bolsillo cayeron al suelo. Al agacharse a por ellas vio una sombra extraña bajo su auto. Se acercó para ver qué era y descubrió un voluminoso libro de cuentos forrado en piel y sin letras en el lomo. Miró a su alrededor por si encontraba a quien lo hubiera perdido pero no vio a nadie.
-Tiene unas ilustraciones fantásticas. Quizás las pueda copiar para practicar un poco. -Cerró el libroy sopló sobre las tapas para sacudirle el polvo que pudiera haber cogido en el suelo. Lanzó el libro sobre el asiento trasero, se sentó y arrancó el motor.
En ese preciso instante, desde el espejo retrovisor, presenció cómo una extraña luz verde se movía tras de si.

06 marzo 2007

Uno de hadas I

4 puesahoraquelodices

Tras un día agotador y en busca de un poco de calma a mis sentidos, me refugié en mi biblioteca en busca del libro perfecto para la ocasión. Me puse las gafas de ver de cerca y atiné con un volumen pesado que no tenía rótulos en el lomo. Vaya- pensé- Este ejemplar está aquí desde hace muchos años, pero yo, empeñado en leer complicada filosofía, nunca le había prestado atención. Debe tener tantos años como mis hijos, que ya son padres. Soplé delicadamente sobre las hojas del libro, aún cerradas y una nube de polvo blanco revoloteó por la estancia, que lejos de hacerla irrespirable, la iluminó de un modo sutil. Despertó mi curiosidad de tal modo que decidí dejarme llevar por sus historias.

Me recosté en mi viejo butacón en la postura ideal para dejarme llevar por historias fantásticas y me dispuse a leer, cuando noté una ligera presión sobre mi pie izquierdo. Me incorporé para ver qué había caído sobre mi zapatilla y sorprendido, encontré una pequeña hada verde sentada sobre mi dedo gordo.

14 febrero 2007

El descubrimiento de la pólvora.

3 puesahoraquelodices
Mientras el tiempo me devora y antes de que alguien más me deje un mensaje de "actualiza de una vez", os dejo esto.

Lo descubrí en el centro donde estudio. Escondido tras un feísimo estante, olvidado y amarillento. Ains, me encanta este hombre.

24 enero 2007

De memes

4 puesahoraquelodices



Como viene siendo sospechosamente habitual en esta, nuestra comunidad bloguera, y esta vez de la mano de Valmon, vamos a jugar a un juego. (por lo menos yo). Y ejerciendo la política del copia-pega, diremos que consiste en contar 5 cosas de mí que sean secretas, o, más bien, que vosotros desconozcais...

¿por donde empiezo?

1.- Estuve a punto de ingresar en el ejército del aire como camionera con miras a poder ir a la escuela de San Fernando, pero una lesión en el pié que todavía arrastro dieron al traste con mis sueños de ser piloto de cazas.

2.- A los quince años llevaba el pelo muy corto e iba vestida igual que David Gahan de Depeche Mode. Algunas personas me confundían con un chico.

3.- Tengo obsesión por las agendas, los calendarios de cuadros grandes, las libretas lujosas. Algunos años he llegado a juntar tres o cuatro agendas. Lo anoto todo, hago listas de todo, anoto mis pensamientos si tienen alguna salida útil.

4.- Mi musa, mi sueño, mi ideal de perfección es Alaska.

5.- Soy una artista frustrada. Toodo mi entorno me quitó la idea de la cabeza de ingresar en la facultad de bellas artes porque era algo que no tenía futuro. (manda coj...)

16 enero 2007

La buena educación

2 puesahoraquelodices

Cuando alguien me hace un favor me suelo sentir eternamente en deuda con esa persona. Quizás sea la falta de costumbre la que me hace ver ese hecho como algo aislado, filantrópico y digno de mención. O quizás sea que no me da miedo asumir que, como todos, soy un ser gregario que necesita de los demás.

No me refiero a esas cosas que hacemos bajo una especie de imperativo moral. Tampoco las que llevamos a cabo influidos por el chantaje emocional o el qué dirán si no lo hago. Ni siquiera hablo de normas sociales, ni de aquellas cosas que hacemos pensando que serán retribuidas en el futuro vía otro favor (léase, sumisión de por vida por un puñado de sal) o la entrada en algún paraíso que se inventara la iglesia. (la que sea)

Me refiero a actos generosos genuinos. Esos que no necesitan otra explicación aparente que el hecho de ayudar a otra persona porque lo necesita y está en tu mano el llevarlo a cabo. A esos que sonroja un simple "gracias", porque no se lo espera. Porque no lo hizo con el fin de ser reconocido.

Por desgracia cada vez quedan menos. En unos casos, porque tenemos demasiadas ambiciones puestas en lo poquito que hacemos por los demás. Y lo poquito que hacemos por los demás lo hacemos porque también sacamos algún beneficio por ello. En otros casos porque no queremos sentirnos los tontos del barrio. Nos fijamos en que los demás no lo hacen y ¿quienes somos nosotros para marcar la diferencia? ¿Por qué le voy a ceder el asiento a nadie si hay gente mas joven sentada y no se levanta? ¿cual es la diferencia entre un borracho y un infartado tirado en una vía pública?

Quizás por ello es una alegría cada vez que en el "silencio" de las grandes ciudades alguien te dedica una sonrisa cuando, por las prisas, tropiezas con él. Cuando alguien a quien ni le va ni le viene te echa una mano. Cuando descubres que la persona con cara de palo que entra cada día en el mismo autobús que tú tiene sentido del humor y no te monta un espectáculo tras haberse tragado tu bolso con asa y todo.

Ayer me hicieron un favor enorme, genuino, desinteresado. Un favor que tenía que ver con mi salud y que pude haber pagado muy caro, en todos los sentidos. No estaría bien por mi parte jurarse la a aquellos que provocaron mi mal. Primero por esas convicciones que todos tenemos; segundo porque el rencor me supone una perdida de tiempo y de esfuerzo que necesito para cosas más productivas. Me gustaría dedicarle este post a una persona que nunca lo leerá, pero a la que respetaré por mucho tiempo.