29 marzo 2007

The wild


No se a qué puede deberse...
A su alrededor hay un Instituto de medicinas tradicionales, dos o tres tiendas de productos naturistas, una tetería, dos panaderías que usan harina de espelta y una tropa de hippyes comeflores entre los que me incluyo.

¿Creeis que la naturaleza se ha vuelto salvaje por el buen rollito de la zona o simplemente atestigua que la humedad en esta ciudad no conoce límites?

Sed buenos.

8 comentarios:

BrownieMan dijo...

Imaginaciones tuyas, pirata!

(eso sí, a menos que me muestres un arbol con musgo en Barna, no te voy a dar la razón en lo de la naturaleza loca)

Sir Neb dijo...

Vaya... a mi lo que me sorprende es que todavía sigan ahí... en otro sitio, entre que lo ves y sacas la foto ya se los han llevado... :)

LeRTo dijo...

En mi casa no hay buen rollo, no soy "comeflores", prefiero la ginebra en vez del té, tengo enfrente unos cuantos bares por los que pululan canis por doquier y tengo el patio lleno de setitas de los cojones... Sinceramente creo que la naturaleza se ha mosqueado y vamos a morir todos.

Ricardo dijo...

lerto, yo no podria haberlo expresado mejor... Somos un virus para la tierra que tarde o temprano expulsara...

mientras tanto, propongo que para matar el tiempo hagamos el amor a saco! :D

RKL Archer dijo...

Líquenes, brownieman, líquenes.

Sir Neb, por mucha naturaleza salvaje que crezca por aquí, esto sigue siendo Barcelona = Contaminación.

Lerto, mi barrio también está lleno de canis (osea, todos menos yo)y en mi jardín no crece la maría por miedo a que me la roben. Esa zona es donde estudio.

Ricardo, creo que te ha afectado demasiado mi último comentario. :P

AnnaRaven dijo...

Pues a mí me parecen muy majas ellas. Hmmm...

kuching dijo...

Hombre son hongos saprófitos y no comestibles. Se alimentan del árbol lo cual no es sinónimo de buen rollo a mi entender.

Los líquenes ya son otra cosa. Son la caña y crecen en cualquier ambiente. Se les da especialmente bien crecer sobre piedra de muros y edificios soltando un ácido que las vuelve pulvurulentas con el tiempo.

AnnaRaven dijo...

Yo sigo pensando que son monos