13 agosto 2007

Y dios creó a los escritores


Lo que más me importa en este mundo es el proceso de la creación: ¿Qué clase de misterio es ése que hace que el simple deseo de contar historias se convierta en una pasión, que un ser humano sea capaz de morir por ella; morir de hambre, frío o lo que sea, con tal de hacer una cosa que no se puede ver ni tocar y que, al fin y al cabo, si bien se mira, no sirve para nada?

Gabriel García Marquez

1 comentario:

Félix dijo...

Contar es como mentir. Uno comienza con un tema y ya no puede parar, las palabras se enredan por sí solas y cuando quieres darte cuenta es un no saber por dónde salir. Te sientes escritor. La pena es que la mayoría de las veces esto no significa nada.