31 agosto 2008

Hipocresía o falta de memoria.

3 puesahoraquelodices

Existe algún tipo de maldición entre los creativos de cine y televisión, por la cual, todo accidente, atentado terrorista o catástrofe a gran escala ocurrido es igual o terriblemente parecido a una secuencia ya rodada pero no emitida. En el caso de no ser así queda terminantemente prohibido mostrar imágenes de los tiempos mejores. Me explico:
Tras el atentado a las Torres Gemelas, el ya famoso trailer en el que Spiderman inmovilizaba un helicóptero entre ambos edificios desapareció de la red como el humo. ¿Solidaridad con las víctimas? En ese caso señores: ¡No rueden películas en Europa! ¡En ninguna parte! Seamos solidarios con los caídos en dos guerras mundiales y numerosas guerras civiles que han asolado nuestros países durante la última centuria. Y por supuesto, en solidaridad con las víctimas voy a romper toda mi colección de fotos antiguas de ciudades. Siguiendo ese patrón debería hacerlo. ¿No?
Es una pena, la escena del trailer me parecía impactante y original. No estoy diciendo que no seamos empáticos con aquellos que han perdido a un ser querido, y mucho menos que hagamos leña del árbol caído, pero una cosa es ser solidario y otra es ser más papista que el Papa.

Hace pocos días sucedió en el aeropuerto de Barajas una tragedia que nadie hubiese querido que pasara. A todos se nos cortó el aire y todos tragamos saliva mientras nos decíamos que eso no nos podía estar ocurriendo. No después del 11-M.

Curiosamente, hoy, mientras me marcaba un fuera-pista bloggero, me encuentro con un post de Guionista en Chamberí llamado "El dilema" en el que al parecer sucede tres cuartos de lo mismo. Una serie española se plantea si emitir o no un episodio en el que aparece un accidente similar al ocurrido en Barajas. (bueno, os pasáis por su blog y lo leéis).

No quiero ser abogado del diablo ni herir susceptibilidades. Todos lloramos a nuestros muertos sin que a la televisión le importe un pito, pero seamos honestos:
En el año 1983, perdieron la vida 93 personas en un vuelo de Avianca. Desde entonces hasta este momento, los fallecidos en accidentes de avión en éste país han sido 246, en dos accidentes aéreos. En 25 años.
Cada año, solo en España, mueren en accidentes de tráfico más de 3000 personas. Los últimos años esa cifra ha bajado a alrededor de 2500. Así, a bote pronto, en esos 25 años, los muertos en accidentes de coche ascienden a 73000. Y yo no veo a ningún productor sufriendo por las víctimas ni evitando mostrar escenas de accidentes de coches. Todo lo contrario: cada vez se las ingenian mejor para que los autos den más y más piruetas en el aire, por un terraplén o explotando con toda la pólvora del mundo.

Las víctimas de ETA ascienden a estas alturas a 825 y se me ocurren un par de películas en las que se habla de la banda terrorista. No he visto a nadie que las censure pensando en las víctimas.

El número de mujeres que sufren malos tratos es tremendo y cada año mueren más de 70 mujeres a manos de sus maridos. Nadie ha censurado las películas que hablan sobre esa problemática.

Y podría continuar...

Esta claro que la televisión nos toma por tontos. Eso no es ninguna novedad. El problema es que acabemos creyéndolo sin cuestionarlo. Peor aún, que lo seamos y nos acabemos quedando con la canción del verano y con aquello que nos machacan sin piedad sin ni siquiera cuestionar los datos. A pesar de que no hay mayor ciego que el que no quiere ver. Me parece de una hipocresía brutal rasgarse las vestiduras sin hacer un poco de balance. Me parece vergonzoso hacer de plañideras del vecino mientras ocultamos los esqueletos en el armario.

Os quiero.



28 agosto 2008

Las Damas del Caos

8 puesahoraquelodices
Uno de los modelos femeninos más manoseados en narratología suele ser el de la damisela en apuros. Esa que necesita del fornido héroe para salir adelante. Como contrapartida, la femme fatale -incluso vestida de corderita- hace las delicias de mas de uno mientras perfuma las expectativas de más de una fémina hastiada de su vida anodina y gris (porque no hay ninguna mujer que no vendiera su alma al diablo por ser la reina de los mares).
De entre todos aquellos arquetipos que escapan a mi conocimiento hay uno que me llama especialmente la atención. No es un personaje típico de las estructuras más comunes, o eso creo, pero se repite con frecuencia. Se trata de un personaje, habitualmente mujer, que da al traste con la vida cuadriculada y en perfecto orden de revista del protagonista, al que vuelve loco. Ella solita asume gran parte de los roles necesarios para que la aventura empiece. Habitualmente la trama de la historia se centra en la extraña relación entre el varón ordenado que cumple con sus deberes cívicos y una mujer caótica, que rompe con todo lo que el protagonista asume como inamovible, imprevisible y con muchas ganas de vivir.

Según algunos, la energía femenina engloba todo aquello que hacemos por impulso. Más allá de temas que están fuera de la narración, y a pesar de que el epígrafe pueda sonar pomposo e inadecuado, no se me ocurre nada que pueda definir mejor su esencia.
Así, como contrapartida a tanta colección de mujer neumática en viñetas, me gustaría hacer una colección de esencia femenina en estado puro. Se agradecen todo tipo de sugerencias para rellenar el álbum.

Nos leemos.

14 agosto 2008

Wall-e

4 puesahoraquelodices

Extraido del blog "El guionista hastiado":




El slapstick es un tipo de comedia visual relacionada con cierta forma de violencia paródica, un lenguaje cómico cuyo léxico está compuesto de golpetazos, caídas, patadas, empujones y atropellos. Sennet, Keaton, Fatty, Chaplin, Harold Lloyd y otros muchos hicieron del slapstick un arte y un modo de entender el cine, en el que la violencia cómica se ponía al servicio de unos personajes -casi siempre luchadores perdedores- que lograban emocionarnos, enternecernos, encandilarnos y sobre todo divertirnos, por medio casi exclusivamente de la interpretación gestual.

Cuando la comedia de situación televisiva dio sus primeros pasos, a comienzos de los 50, recogió parte del legado de muchos de los mejores cómicos del cine mudo. Sin embargo, poco a poco la comedia verbal fue ganando peso debido a las dificultades que entraña el humor visual, que exige siempre:

- Tiempo. Para preparar el gag, para rodar las tomas necesarias hasta conseguir la perfecta (Chaplin era capaz de rodar hasta 70 veces un mismo gag).

- Buenos actores. El slapstick exige habilidades interpretativas que van más allá de lo narrativo. Dominio del cuerpo y la gestualidad y una agilidad que bordea lo circense. Muy pocos actores hoy en día están a la altura.

- Infraestuctura. Objetos, vehículos o incluso casas que se estropean, que explotan, que se vuelven contra el hombre. Colchonetas, arneses, artefactos mecánicos, fuego, agua, maquillaje, vestuario repetido que debe mojarse/mancharse/estropearse... Todo esto incide en el tiempo y, por supuesto, en el dinero necesario para rodar...

-Un buen director. Que sepa, sobre todo, imprimir el tempo correcto al gag y ajustar el tono de la interpretación para exagerar sin excesos. La contención interpretativa -recordemos a Keaton- es parte del secreto del éxito. Una realización poco acertada puede, además, hacer que el gag fracase. Por lo general la comedia física exige planos amplios y poco montaje, algo que parece contradecir algunos estándares televisivos.


y nos vamos al lío

Wall-e tiene la peculiar circunstancia de ser una película prácticamente muda (en una industria como la cinematográfica estadounidense, estoy seguro de que a más de un ejecutivo se le fundieron los plomos al oírlo), lo que implica que casi toda la información que se le ofrece al espectador está contada cinematográficamente -en el mejor sentido del término-, es decir, por medio de la imagen,la elipsis, el montaje, los -ingeniosos- recursos visuales y la interpretación de los personajes. Porque no por ser virtuales, dejan de interpretar. Muy al contrario, la emoción y la personalidad que consigue transmitir el robotito de marras es fruto de una dirección maravillosa que ha sabido canalizar el talento de los animadores para que todo repercuta en beneficio de la historia.

Andrew Staton,el director (que ya me convenció con la divertida aunque algo más infantil "Buscando a Nemo") dice que se pegó un año viendo películas de Chaplin y Keaton. Habitualmente este trabajo de "inspiración" suele suponer una excusa para tocarse las pelotas (no me pregunten sobre qué series se visionaron durante meses antes de pergeñar "Aída"), pero en este caso se nota el resultado, y además para bien. Cuando vean al pequeño Wall-e tropezándose nervioso sin saber cómo comportarse ante el objeto de su amor, piensen para sus adentros "Buster Keaton", y acertarán.

No se trata sólo de que los trompazos y las caídas estén perfectamente ejecutadas (e incluso más justificados, al tratarse de un robot que, se supone, es más duro que un ser vivo), sino que las reacciones, los sentimientos y los impulsos del personaje son humanos y reconocibles a pesar de estar planteados por medio de gestos "mecánicos" y leves ruiditos subrayadores.


Y lo más increíble de todo: una sala llena hasta las orejas de niños de entre 4 y 7 años que no dijeron ni mu en la hora y media de proyección.


Sed buenos.

12 agosto 2008

¡Vive!

2 puesahoraquelodices

Resurjo de las cenizas de mis viejos apuntes para consternación de muchos y alegría de unos pocos que me ven con buenos ojos. Vuelvo cansada, desnutrida y con la mente en blanco de mi vagar por el árido desierto docente, sintiéndome mayor para estos trotes.
Sin embargo, como todo buen viaje, esta cargado de recuerdos, de momentos gloriosos y de enseñanzas. Por ejemplo:

- El hecho de que un profesor supla su falta de conocimiento y aptitudes con mucho buen rollo lo sigue convirtiendo en un cretino.
-Los tutores no están para solucionar tus problemas sino para convertirlos en problemas oficiales.
- Los seminarios son obra de Mefistófeles en su intento de revenderte la puñetera manzana del árbol del paraíso. Aprendes lo justo y lo pagas muy caro. Sin embargo la tentación es mucha.
-Todavía hay personas en este país que piensan que pagar una formación privada les da derecho a felaciones por parte del claustro de profesores.
-La prepotencia no siempre va unida al poder, ni a la inteligencia, ni al carisma. Cualquiera puede ser prepotente aunque no tenga nada que ofrecer.
-Hay que usar protección solar. Las irradiaciones no son cosa de broma.
-Cualquier pelagatos puede hacerse una idea preconcebida de uno con menos de tres datos, sin tener en cuenta que con ciertas edades ya se han pegado muchos (demasiados) tiros.


Mañana más. Prometo ser buena e incordiar todo lo que me sea posible. Mi nuevo látigo de siete puntas está casi preparado para el nuevo curso y chasquea que es un gusto. La mordaza con bolita os la traéis de casa.

Ala.