06 noviembre 2010

Haciendo Amigos



Yo, como todo el mundo (el mundo hiperdesarrollado, obeso y con conexión a Internet) me paso la vida enchufada a Facebook. Es horrible. Hemos cambiado la agonía de la mensajería instantánea por una especie de feedback en diferido con un montón de gente que en el mejor de los casos, conocemos. Y vete tu a saber si lo que dices puede ser malinterpretado. 

Decía que es horrible, basicamente por dos motivos. 
El primero es que como seres sociales y gregarios que somos tendemos a acompañar a la manada, aunque la manada solo haga comentarios insustanciales sobre su día a día. Evidentemente para eso son las redes: para que cada uno cuente lo que le de la gana sobre si mismo. Pero lo cortés no quita lo valiente y el tiempo productivo que perdemos intentando ser seres sociales es como para deprimir a los buhos. 

En segundo lugar, porque las redes sociales nos pastorean. Nos obligan a ser políticamente correctos hasta límites que rozan el delirio. Y en ese delirio perdemos la individualidad, la capacidad de pensar. Nos convertimos en la masa ignorante que decide entre Barrabás y Jesus y gritamos cualquier consigna que se nos dé, convenientemente peinada y maquillada.

Por ejemplo: 
(y es aquí cuando me pongo a ejercer de defensor de las putas pobres y más de uno me llamará cosas feas, pero todo sea por decir lo que pienso antes de que empiece a somatizar tanta idiotez)

He perdido la cuenta de cuántas personas se han cagado en la madre que parió a Fernando Sanchez Dragó por unas palabras que aparecen en un libro. Se le ha llamado absolutamente de todo menos bonito. Durante varios días Facebook se convirtió en "Los dos minutos de Odio" que tan bien reflejaba Orwell en 1984. Sin piedad, sin tregua, sin sentido y sobre todo sin argumentos. Un linchamiento contra una persona que si bien no es santo de mi devoción, tampoco creo que lo mereciera.

Que quede claro que esto NO es en ningún caso una defensa a favor de Dragó, únicamente es una defensa al sentido común y a decir lo que pienso. 

Todo este follón viene porque el personaje en cuestión relata en un libro que cuando tenía unos treinta años se ¿trajinó? a dos adolescentes o ellas se lo tiraron a él. Vamos por partes.

0.- ¿Todo el mundo ha buscado en un diccionario lo que significa trajinar?

1.- El susodicho personaje es un ESCRITOR  y lo anterior lo relata en un LIBRO. Teniendo en cuenta la tendencia insana a exagerar de los escritores y en general de los hombres ante sus conquistas yo lo cogería con muchas pinzas. Además son frases completamente sacadas de contexto, pues  yo no he encontrado publicado en ningún medio de comunicación ni las frases precedentes ni las que le siguen a esa afirmación. Con lo cual, me parece atrevido sacar conclusiones. No he visto a nadie lapidar a Lorenzo Silva  por su novela "La flaqueza del bolchevique" y Lolita de Navokov ha pasado a ser un clásico sin que nadie mirara en sus entretelas. En cualquier caso, la publicidad ha sido impagable. 

2.- Muy simples me parecen unas mentes que creen que alguien se pueda auto lapidar públicamente de un modo tan absurdo como confesar un pecado con el que todo el mundo parece estar tan concienciado. Si. Estamos tan concienciados que nos dedicamos a colgar en nuestros muros "no admitas al grupo blebleble porque son unos pedófilos" y nos quedamos tan anchos y tan contentos por colaborar en  la buena marcha del mundo. Pero a nadie se le mueve el hígado de avisar a la policía si es que realmente existe algo así. La única persona que he visto realmente activa hasta la fecha en estos menesteres ha sido a la popular Anika, ante la cual me quito el sombrero.

3.- Cambiemos el discurso. No es: "este tío es un hijo de puta pedófilo" sino: "no quiero que mi hija adolescente folle con un tipo como ese, es más, no quiero que tenga vida sexual hasta los 26 como mínimo".

4.- En el peor de los casos, en el que eso que dice pudiera ser cierto, legalmente existe un principio llamado "Edad de consentimiento sexual", que justamente en España y en Japón es a los trece años.  A los trece años una persona puede elegir por propia voluntad ser sexualmente activo o no y con quién.  Y lo siento mucho por los padres del mundo, pero existen adolescentes con una sexualidad activa y precoz que ejercen en total libertad y en comunión con sus propios cuerpos. En definitiva, una vez pasada la pubertad eres sexualmente maduro si o si y lo que hagas con tu cuerpo es cosa tuya.

5.- Parece ser que el caballero en cuestión limó sus palabras en la red mostrando lo que realmente ocurrió en Japón en los sesenta y como era de esperar en el género masculino, "comen una y cuentan veinte" En cualquier caso lo que sí me pareció poco digno fue que las mencionara como "las muy putas" porque tomaban la iniciativa.


Y hasta aquí ardo en la hoguera de mi libertad para que me prendáis fuego cuando queráis, que imagino será pronto, o ya lo fue. 

Sed buenos y comed verdura.

2 comentarios:

Pilar dijo...

No se trata tanto de lo que escribió sino el tono en el que supestamente transcribe una conversación con un amigo, ese poso casposo de desprecio ante las mujeres (niñas en este caso) y como en sus disculpas de ida y vuelta ha pretendido que lo normal sea rebajar a la mujer, ensuciar el sexo y observarse como depredador. Me niego a creer que los hombres son así. El puede , pero otros muchos no.

Como ves no hay ni leña, ni fuego en mis palabras.

Rakel Archer dijo...

Hola Pilar,

En primer lugar gracias por pasarte por aquí, aunque sea tras una de mis pataletas. :)

Entre los hombres pienso que hay de todo. Hay seres sensibles con las necesidades de su prójimo y siguen existiendo depredadores sin escrúpulos.

Es cierto que el tono fue ofensivo, (muy ofensivo) sin embargo soy de la opinión de que no hay mayor desprecio que no hacer aprecio. El vacío mediático hubiera hecho más daño que las fanfarrias que se organizaron a su alrededor.

Hubiera encontrado "normal" que los insultos que yo leí se refirieran al tono con que dijo lo que dijo, pero no fue así. No puedo hablar por lo que piensa todo el país, solo me limito a conocer lo que desde mi perfil pude leer y se me revolvían las tripas. Hasta el punto de acabar escribiendo la anterior parrafada. Te puedes hacer una idea. :)

Un beso.