03 enero 2011

Queridos reyes magos:

Este año he sido igual de cabrita que en los últimos cinco años. No se si eso es bueno o malo pero me deja muy relajada. A pesar de que el mundo se caiga bajo nuestros pies seguimos aquí y a mi ver ha sido un año con un balance excelente, tanto en lo evidente como en las cosas que no se pueden contar. Y ha sido bueno, no porque manen del suelo los ríos de la abundancia sino porque nos tomamos la vida de otro modo. Y en mi vida estuve haciendo limpieza de trastos viejos para dar cabida a cosas nuevas y atractivas. 

En definitiva, supongo que he sido una niña muy buena.

Así que os voy a pedir una lista de buenos propósitos para el año que acaba de empezar. Así tendré algo con lo que limpiarme la nariz dentro de doce meses. 

También os quería pedir un poco de memoria, porque cada año, en visperas de Nochevieja me pregunto dónde demonios estaba yo el año pasado celebrándola. Nunca me acuerdo. 

Y la paz en el mundo. Aunque ya puestos, preferiría ser candidata a miss universo, que tiene mucha mas lógica.

Y ya que estáis, traedme el alma de un genio para ver si por osmosis se me pega algo.


3 comentarios:

Didac Valmon dijo...

no es por desilusionarte pero creo que si eres buena no te traen nada, y si eres mala tampoco...son unos incompetentes desde hace muchos años los pobres.
Para qué quieres un genio si ya tienes la semilla en tí misma

AnnaRaven dijo...

:D Supongo que dejarás los zapatos fuera para que puedan dejarte esos regalillos.
Me alegro de que el año ha ido bien.

Rakel Archer dijo...

Anna, no se si dejarles zapatos y galletas o un soplete para que puedan descongelar las pezuñas de los camellos.

Ay, Didac, república! república!