06 febrero 2011

Resumen muy particular de BCNegra 2011

Para lo poco que me gusta estar sentada frente a alguien que me da la tabarra (véase profesores), tengo cierta debilidad por las charlas, las mesas redondas, las conferencias... Y si además se trata de un elenco de escritores de la talla de los que formaban las mesas redondas de la Semana Negra de Barcelona, uno aguanta lo que le echen, incluso el frío endemoniado que hacía en La Capella los primeros días. O los grupitos de apoyabolsos le-guardo-el-sitio-a-una-amiga que se atrincheraban en las mejores zonas del público. Todo sea por aprender.

Finalmente asistí a seis de las mesas redondas que se anunciaban: Hablaron de espías y de metodología policial a través de un divertido atraco simulado. Se habló de una Barcelona como fuente inagotable de historias, de la novela negra en lengua alemana, de escritores británicos y de la reinvención de la novela de misterio. 

Paco Camarasa actuó como maestro de ceremonias. No se me ocurre nadie mejor que el dueño de Negra y Criminal: un local a medio camino entre club social, librería especializada en género negro y parque temático. Si alguna vez vuelvo a abrir una librería quiero que sea como esta. 

De esos días y sus charlas, estas conclusiones.

-Para realizar un trabajo en condiciones hay que documentarse. Mucho.

-No hables de lo que no conoces o la historia acabará chirriando.

-¿Te has documentado lo suficiente? Te aconsejo instalar una tienda de campaña en tu biblioteca favorita.

-La percepción es algo único. Intransferible y demasiado frágil y maleable. (Esto lo sabe todo el mundo, pero no está de más que nos los recuerden)

-¡Documéntate!

-Descubre la papelera como el mejor amigo del escritor.

-Los buenos sentimientos son enemigos de la buena literatura.

-Ármate de paciencia.

-Y, por si no lo he comentado, hay que documentarse.


Además de las conclusiones, saco una lista de novelas para sumar a mi ya larga lista de pendientes. Entre ellas:

Sin Cobertura, de Jordi Bordas y Eduardo Martín de Pozuelo. Basada en la muerte de siete agentes de CNI en la guerra de Irak en 2003

Los Libros de Plomo, de Fernando Martínez Laínez. En palabras de Jose Luis Ibañez: Un Dan Brown pero bien escrito. Ambientada en el Reino de Granada.

Corona de Flores, de Javier Calvo. Ambiente gótico y científicos desquiciados en la ciudad condal. Ñam, ñam...

Tren de Venganza, de Xavi Casinos. Cuyo eje central es la construcción del tramo de Ferro-Carril Barcelona - Mataró

Barcelona Far West, de Jordi Solé. Inspirada en la estancia de Bufalo Bill en la Barcelona de fin de siglo XIX.

Una Heredera de Barcelona, de Sergio Vila Sanjuan. Ambientada en los convulsos años 20 barceloneses.

Sorry, de Zoran Drvenkar. Cuya premisa es la creación de una agencia que se dedica a pedir perdón en nombre de terceras personas.

Sombras Sobre Berlin, de Volker Kustner. Ambientada en la Alemania de 1929.

En Caída Libre, de Rosa Ribas. La comisaria Cornelia Weber-Tejedor nos lleva esta vez al inmenso aeropuerto de Fancfort y su submundo.

El Beso de Glasgow, de Craig Russell. De título autoexplicativo.

Las dos primeras entregas del Red Riding Quartet de David Peace. Tetralogía sobre el Destripador de Yorkshire.

Solo el Silencio, de R.J. Ellory.  Heredera del espíritu de Steinbeck o Capote. Me encantó su modo de entender la literatura y la novela negra.

Invitación a un Asesinato, de Carmen Posadas. Recogiendo el espíritu de las novelas de misterio de Agatha Christie.



Me quedé con las ganas de asistir a la charla que daba Baltasar Garzón sobre crimen organizado. Finalmente, y temiendo que en algún momento dejara de ser una charla alrededor del género negro para convertirse en otra cosa, decidí perdérmela. Como muchas otras a las que no pude asistir.

Y el año que viene... volveré.

2 comentarios:

Didac Valmon dijo...

la envidia me corroe, hermosa. Lástima que me pillase tan lejos, sino quizá me acercara. Un año de estos iré a dar la tabarra, no lo dudes y agárrate los machos.

Rakel Archer dijo...

Aquí te espero, guapetón. A ver si es verdad, que nos tienes muy abandonados. ¿O soy yo? mmmh

Estuvo Rosa... :D