27 septiembre 2011

30 Libros. 17.- Uno de este año.

Tras escuchar este invierno la charla que el autor dio en BCNegra tuve muchísima curiosidad por esta novela y por su desarrollo.

Ya comenté en alguna otra parte que su estilo narrativo no me acaba de convencer. El narrador testigo parece demasiado lejos de la acción como para involucrarse. Me recordó por momentos a El Amante de la China del Norte, cuando M. Duras habla en el anexo final sobre posibles planos a añadir en el caso de que alguien quiera hacer una película basada en su libro.  No solo eso, sino que dependiendo de quién protagonice el capítulo, pasa de la tercera a la segunda persona. Un lío.

 Con todo, llegas a acostumbrarte, lo cual ayuda a meterse en materia y disfrutar de una historia cruda que se te agarra al estómago.  No apto para lectores sensibles o personas con demasiada imaginación.  

1 comentario:

AnnaRaven dijo...

Uff...demasiada imaginación... vale, lo pillo