18 septiembre 2011

30 Libros. 8.- Uno para leer por fragmentos


Porque la genialidad hay que tomarla en pequeñas dosis para que no sature.  Para poder seguir entendiéndola y disfrutándola sin perder un ápice de su frescura o de su fantasía.  Si fuese un editor crearía un almanaque con una greguería por día para poder tener cada día una pequeña dosis de juego y saborearlas poco a poco.  Todo sea que después se me olvide arrancar las páginas...